El presidente de FEVE, Marcelino Oreja, ha defendido este jueves en Santander que la integración de esta empresa pública con Renfe y Adif, aprobada el pasado viernes por el Consejo de Ministros, es la "única solución" para la empresa y ha descartado que vaya a suponer una destrucción de empleo.

Así lo ha manifestado Oreja, a preguntas de la prensa, en la presentación de la temporada del Transcantábrico de Lujo, donde ha considerado que la integración es "una garantía de la continuidad de la compañía, del servicio y de los trabajadores".

A este respecto, ha señalado que la integración de Feve con Renfe y Adif es "muy buena" y que "no necesariamente" supondrá una destrucción de empleo en esta empresa pública, aunque ha indicado que es "muy pronto" para detallar como quedará la situación tras la integración.

Sin embargo, si que ha adelantado que, en el próximo Consejo de Ministros, el Gobierno aprobará un decreto que detallará más las condiciones de la integración, y que las negociaciones se harán de "una forma ordenada y dialogando con los sindicatos", por lo que ha opinado que esta decisión "no debe ser motivo de preocupación para nadie".

Sobre la posibilidad de que se liberalice el sector ferroviario, Oreja ha señalado que "los planes de liberalización o no" son competencia del Ministerio de Fomento. "Yo no estoy en esa guerra", ha dicho.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.