Centenares de periodistas andaluces se han concentrado este jueves, con motivo de la celebración del Día Mundial de la Libertad de Prensa, en las calles de las ciudades de Sevilla, Huelva, Cádiz, Córdoba, Almería y Jaén en defensa de la profesión y bajo el lema 'Sin periodistas, no hay periodismo. Sin periodismo, no hay democracia'.

De esta manera, centenares de periodistas han participado en los diferentes actos convocados en Andalucía por las asociaciones de la prensa locales para reivindicar que "no exista más despido ni empleos precarios" en la profesión y "en defensa del periodismo". Durante las concentraciones celebradas en las distintas capitales de provincia, a las que hay que sumar la desarrollada el miércoles en Málaga y la que tendrá lugar este viernes en Granada, se ha leído el manifiesto de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) 'Sin periodistas, no hay periodismo. Sin periodismo, no hay democracia'.

En concreto, en Huelva, entre 120 y 140 profesionales de los medios onubenses han secundado el llamamiento de la Asociación de la Prensa de Huelva y han acudido a las 12,00 horas a la plaza de las Monjas de la capital para protestar contra la "grave" situación de crisis que atraviesa el sector.

Por su parte, los periodistas almerienses han vuelto a reivindicar, como lo hicieron el 1 de marzo, junto a la estatua del presidente de la República Nicolás Salmerón en Puerta Purchena, que "sin periodistas, no hay periodismo; sin periodismo, no hay democracia". Igualmente, un centenar de profesionales del periodismo se han concentrado Cádiz y alrededor de 150 personas en el paseo central del Parque de la Victoria de Jaén. En la capital andaluza, del mismo modo, se han reunido unas 300 personas entre trabajadores del sector y estudiantes bajo el lema 'Sin periodistas, no hay periodismo. Sin periodismo, no hay democracia', en defensa de la libertad de expresión y en defensa de la profesión.

Manifiesto de la fape

Durante las concentraciones se ha hecho público el manifiesto de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE), se hace un llamamiento a los poderes e instituciones públicas y a la sociedad española en general para que defiendan y promuevan la libertad de prensa, como "garantía imprescindible" del régimen democrático.

El manifiesto recoge la "grave" crisis que atraviesa el sector periodístico en la actualidad, que ha provocado que en los últimos cuatro años "se hayan perdido alrededor de 6.000 empleos, así como el cierre de decenas de medios, el aumento del intrusismo, la precariedad laboral generalizada y el acoso de los poderes a nuestro trabajo". Por otro lado, la Federación de Asociación de Periodistas subraya su compromiso con la defensa de la libertad de prensa, "un pilar fundamental de la democracia y motor imprescindible de la convivencia, el diálogo y el debate cívico".

De otro lado, el manifiesto resalta que la libertad de prensa es "un valor supremo de las democracias que ha de conjugarse con otros derechos individuales; que la mejor manera de fortalecer la libertad de prensa es el ejercicio responsable del periodismo por los periodistas y los editores; o que la libertad de expresión se debilita cuando el periodismo se convierte en una fuente de manipulación, de sensacionalismo, de promoción de odios y prejuicios y de defensa de intereses espurios".

Igualmente, advierte de que los periodistas tienen "la ineludible exigencia de promover los más altos estándares éticos en el ejercicio diario de la profesión".

"restricciones a la libertad de prensa"

"La libertad de prensa es una conquista de nuestra sociedad democrática, pero en los últimos tiempos comprobamos un alarmante aumento de las restricciones, como son las ruedas de prensa sin preguntas, los contenidos enlatados elaborados por los partidos, los bloques electorales y las iniciativas de distintas instituciones de limitar el derecho de información en las coberturas de sus actividades", ha criticado.

Además, entre otras restricciones, ha apuntado "la reducción de las redacciones, las rebajas salariales y la sustitución de periodistas experimentados por becarios y contratados a los que se paga salarios indignos y que difícilmente podrán resistir las presiones de los poderes si su puesto de trabajo pende de un hilo; la aplicación de normas penales desproporcionadas contra quienes, en el ejercicio legítimo de su derecho a la libertad de opinión y expresión, informan sobre actividades presuntamente ilícitas de determinadas autoridades públicas; la aprobación por parte de las instituciones de instrucciones y normas que cercenan la libertad de expresión y el derecho de información; o la existencia de contratos de trabajo leoninos, en los que se exige la cesión total de los derechos de autor, y las ofertas de empleo indignas, algunas de ellas procedentes de medios dirigidos por periodistas".

Por último, el manifiesto avisa de que "la libertad de prensa pierde su fuerza cuando periodistas y medios abandonan las normas éticas y deontológicas y rompen su compromiso con la sociedad de ejercer el control del funcionamiento estatal, de la gestión pública y de la corrupción, esencial en todo sistema democrático".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.