Una comisión de trabajo analizará los informes y estudios realizados tras el incidente de la central nuclear de Fukushima (Japón) para extrapolarlos al Plan de Emergencia Nuclear de Burgos (Penbu), según ha anunciado el subdelegado del Gobierno, José María Arribas.

Arribas, que ha presidido este jueves en la capital burgalesa una reunión de los órganos de dirección y ejecutivo del Penbu, ha explicado que la intención de este grupo de trabajo es "aprender" de las actuaciones acometidas en la central nuclear japonesa y aplicarlas al Penbu, en aquellos casos en que sea posible.

Por otro lado, ha señalado que durante la reunión de trabajo, en la que han participado representantes del País Vasco y La Rioja, se ha analizado también la continuidad de la central nuclear burgalesa de Santa María de Garoña hasta 2019.

En este sentido, ha recordado Garoña cumple las condiciones de seguridad marcadas por el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), aunque para garantizar su continuidad se requiere de la solicitud formal por parte de la empresa encargada de su explotación y la derogación de la orden ministerial relativa a su cierre en 2013.

Al respecto, ha asegurado que "aún hay tiempo" para acometer ambas actuaciones, a la vez que ha reiterado que lo "importante" es que la empresa en cuestión presente en el mes de septiembre la solicitud formal que vincule la actividad durante el periodo de prórroga.

Por último, ha explicado que se han revisado los planes de intervención incluidos en el Penbu, así como los informes de Protección Civil sobre las actuaciones que se incluyen en el mismo.

Consulta aquí más noticias de Burgos.