Suspenso rotundo en accesibilidad a Renfe e interurbanos

Las claves:
  • El Metro es el medio de transporte más accesible según la Federación de Minusválidos Físicos de Madrid.
  • Cercanías y las líneas de autobuses son los medios de transporte con más dificultades para los minusválidos.
  • Más de 200.000 discapacitados se encuentran con este problema a diario.

Que se te caiga el alma a los pies al ver un cartel de "no funciona" en un ascensor.

Pasar horas en la parada del autobús "a ver si cae la suerte" de que llegue un vehículo adaptado.

Subir a un tren sin tener claro si vas a poder bajar en tu estación, porque dependes de que en el destino haya una rampa que permita llegar hasta el andén.

Éstos son algunos de los riesgos que deben asumir los 200.000 discapacitados físicos de la región cada vez que usan el transporte público.

Moverse es especialmente complejo en Cercanías y los autobuses interurbanos
Manuel José Rancés, secretario de accesibilidad de la Federación de Minusválidos de Madrid (Famma), explicó a 20 minutos que todavía quedan muchas barreras arquitectónicas por derribar.

"Moverse es especialmente complejo en Cercanías y los autobuses interurbanos", dice Rancés.

En el otro platillo de la balanza pone el Metro, que "ha mejorado mucho en los últimos años".

Luces y sombras

  • Metro:Es, según Rancés, el transporte «más comprometido», aunque algunas de sus instalaciones son viejas. "Hoy, entre el 65% y el 68% de las estaciones son accesibles en silla de ruedas", añade. Fuentes de la compañía explicaron que en otoño entrarán en funcionamiento 764 nuevos trenes totalmente accesibles (la flota actual es de 1.550) que, entre otras mejoras, tendrán una rampa para conectar el vagón con el andén.
  • Autobuses:Rancés es especialmente crítico con los interurbanos: "La mayoría de las líneas no tienen un horario concreto para los buses adaptados, lo que te obliga a esperar en la parada sin saber cuándo llegará uno", dice. En la EMT, "el 80% de la flota está adaptada, pero la rampa sólo funciona junto al bordillo, por lo que el sistema no sirve de nada si hay doble fila".
  • Cercanías:Su accesibilidad es "casi nula", según Rancés: "Hay pocas plataformas de acceso al tren desde el vagón y a veces falta personal para manejarlas". Incluso los trenes accesibles, los Civia, "son incompatibles con la altura de algunos andenes".

Fuentes de Renfe pintan un panorama menos negro: «El 44% de las estaciones no tienen barreras arquitectónicas, y la línea C-4 (a Parla) es totalmente accesible», comentó un portavoz.

"En cualquier caso, Renfe sabe que no todas las estaciones son accesibles y trabaja para que, a largo plazo, todas las líneas estén adaptadas".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento