Muere el líder checheno Basáyev. (Stringer / Reuters)
Muere el líder checheno Basáyev. (Stringer / Reuters) Stringer / Reuters

Shamil Basáyev, jefe militar de la guerrilla separatista chechena y "terrorista número uno" para el Kremlin, resultó muerto el lunes, según ha informado al presidente de Rusia, Vladímir Putin, el jefe de los servicios secretos rusos, Nikolay Pátrushev.

La muerte fue confirmada poco después por el mando de la guerrilla separatista chechena, que aseguró que el deceso se había producido a consecuencia de la detonación de un camión con explosivos y no en una operación de los servicios secretos rusos, como afirman éstos.

Justa respuesta

Según Pátrushev - citado por las principales agencias rusas- Basáyev y varios guerrilleros resultaron muertos en una operación especial realizada en la República Ingush, fronteriza con Chechenia.

Los rebeldes chechenos tenían la intención de presionar al Gobierno ruso durante el G8

El director del FSB explicó también al presidente que los rebeldes chechenos tenían la intención de "presionar políticamente al Gobierno ruso" durante la reunión del G8, prevista para esta semana y de la cual Putin es el anfitrión.

El presidente de la Federación Rusa, Vladimir Putin, declaró -citado por la agencia de noticias RIA-Novosti- que la muerte de Shamil Basayev es la "merecida respuesta" a los atentados terroristas de Beslan y Budiónovsk, reivindicados por el propio líder radical de los rebeldes chechenos.

Basáyev saltó a la primeras planas de los periódicos en junio de 1995, cuando al frente de un comando chechén tomó el hospital de la ciudad rusa de Budiónovsk e hizo rehenes a más de un millar de personas, en una acción que causó 129 muertos y 415 heridos.

Felicitaciones de Putin

Pátrushev explicó que los servicios secretos dieron con la pisa del "terrorista número uno" gracias al trabajo realizado "en países donde se reunían armas" para la guerrilla chechena.

La amenaza terrorista sigue siendo muy grande

Putin pidió a Pátrushev transmitir sus felicitaciones a todos los participantes en la operación, a los que prometió condecorar.

Al mismo tiempo, dijo que "la amenaza terrorista sigue siendo muy grande" y que, por tanto, no se puede bajar la guardia.

¿El fin de la 'operación antiterrorista'?

El presidente de Chechenia, Alú Aljánov, declaró que la muerte de Basáyev marca el fin de la denominada operación antiterrorista en esa república del Cáucaso Norte de Rusia.

"La jornada de hoy (por el lunes) marca el final lógico de la difícil lucha contra las formaciones armadas ilegales por parte de los servicios secretos, las tropas federales y las fuerzas del Interior" dijo Aljánov a la agencia rusa Interfax.

Hasta que Rusia y Chechenia no establezcan unas relaciones mutuamente aceptables, no habrá paz viable

Por su parte, un representante de la guerrilla chechena, Ajmed Zakáyev, advirtió de que "la presunta muerte" del militar no acabará con el conflicto armado.

"Mientras el pueblo checheno siga existiendo y hasta que en Rusia y Chechenia no se establezcan unas relaciones mutuamente aceptables, no habrá paz viable y duradera", dijo a la radio 'ECo de Moscú'-

Principal jefe secesionista islámico... y, ahora, mártir

Tras la muerte el 8 de marzo de 2005 de Aslán Masjádov, el líder de los separatistas chechenos, en una operación de los servicios de seguridad rusos, Basáyev se convirtió de hecho en el principal jefe los secesionistas islámicos.

En septiembre de 2004, tras la masacre de Beslán, el Kremlin anunció una recompensa de diez millones de dólares por toda información que le permitiese capturar o matar a Basáyev.

Un representante del mando guerrillero, Abú Umar, ha informado a la página web de los separatistas, Kavkaz Center, de que Basáyev se convirtió en "shahid" (mártir), frase utilizada por los islamistas muertos en la "guerra santa contra los infieles".