La Guardia Civil investiga el apedreamiento que sufrió ayer un tren cerca de Torredembarra (Tarragona) y que causó heridas graves a uno de los viajeros.

El hombre fue alcanzado por una piedra que rompió el cristal de una de las ventanillas del convoy y le golpeó en la cabeza.

Según han informado a Efe fuentes de la investigación, el apedreamiento se produjo sobre las 12.30 horas de ayer a la salida de un túnel cercano a la estación de Renfe de Torredembarra.

Lluvia de piedras 

Una lluvia de piedras, algunas de gran tamaño, lanzadas desde una ladera próxima a las vías alcanzó al tren Catalunya Exprés que hacía el recorrido entre Barcelona y Reus (Tarragona).

El pasajero fue evacuado en ambulancia pero su vida no corre peligro
Una de las piedras rompió el cristal de la ventanilla del tren y alcanzó al viajero, un hombre de mediana edad que tuvo que ser evacuado en ambulancia a un centro sanitario, donde fue ingresado en estado grave, aunque no se teme por su vida.

A consecuencia del apedreamiento, el tren estuvo detenido durante veinte minutos, el mismo tiempo que la línea quedó interrumpida.

Podrían ser menores 

Las mismas fuentes sospechan que, por la cantidad de piedras arrojadas, la mayoría de las cuales impactaron en la carrocería de los vagones, fueron varias las personas que participaron en el apedreamiento, posiblemente menores inconscientes de la gravedad del hecho.

El apedreamiento de trenes ha sido algo habitual en esta zona
"Esto no es una gamberrada, es un hecho que puede tener consecuencias gravísimas", ha señalado uno de los investigadores, que ha reconocido que el apedreamiento de los trenes es relativamente frecuente, aunque durante los últimos años se había producido un descenso de este tipo de casos.

"Suelen ser chavales de 14, 15 ó 16 años, que no tienen conciencia del mal que pueden causar", ha explicado el investigador.