«Detrás de cada reloj hay una historia»
José Manuel Tirado es el único artesano de España capaz de restaurar un reloj por dentro y por fuera.
Es un enamorado del enigma del tiempo, vive de los relojes, pese a que no lleva ninguno en su muñeca. Sevillano, hijo de relojero, aprendió el oficio por obligación. «Quería una moto y mi padre me dijo que antes tenía que saber de relojería. Con mil dificultades, aprendí y me apasioné». Hoy, con 50 años, puede presumir de ser el único artesano de España capaz de restaurar íntegramente un reloj por dentro y embellecerlo por fuera. En las mejores relojerías de España, su taller de Castellar nº 9 es un referente. Allí, Tirado repara esferas, las marca (tampografía), fabrica cristales y piezas de las que ya no hay repuestos. Lo más curioso es que utiliza técnicas modernas y antiguas.

Su trabajo es tan exquisito que sólo repara relojes de categoría, de museo o coleccionista. «La mayoría son recuerdos con gran valor. La gente necesita recuperar su pasado».

Por sus manos pasan piezas de 1800, 1900 y sabonetas (relojes de bolsillo), típicos de los años sesenta. Puede tardar hasta 4 meses en finalizar un encargo.

El reloj más hermoso al que devolvió el tic-tac de la vida fue uno de Losada, autor del reloj de la Puerta del Sol. «Me dio mucho trabajo, pero cuanto más difíciles, más me gustan», dice este maestro exigente, ordenado y constante, que sueña con tener tiempo para viajar.