Manifestación de jubilados en Bankia
Un grupo de mayores se manifestó este lunes ante la sede de Bankia. Jorge París

Las bibliotecas de la región no pasan por su mejor momento. Este lunes, 23 de marzo, Madrid celebró un 'Día del Libro' marcado por el recorte en las actividades a causa de las restricciones presupuestarias y por las dificultades que están pasando los otrora imprescindibles servicios públicos de préstamo de ejemplares.

Bankia ha limitado la oferta de su Obra Social y ha procedido a cerrar varios centrosBankia -antes Caja Madrid- comunicaba hace pocos días que, a consecuencia de sus planes de ajuste, cerraba 30 de los 103 espacios para mayores que la entidad bancaria tiene en la región. Entre estos estaban centros de actividades e instalaciones culturales, además de una decena de bibliotecas "imprescindibles" para el ocio de sus usuarios.

Este lunes, como parte de la campaña de firmas que han emprendido para evitarlo, medio centenar de jubilados se manifestó en la Plaza del Celenque de Madrid, donde Bankia tiene su sede central, para exigir que el banco no recorte este servicio. Bajo la atenta mirada de la Policía Municipal, los mayores exhibieron carteles que rezaban "No al cierre de los espacios para mayores".

Los voluntarios de Botella

Los centros dependientes de la administración tampoco lo están pasando mejor.

Desde marzo, y por iniciativa del delegado municipal de Las Artes, Fernando Villalonga, el Ayuntamiento de Madrid ha introducido la figura del voluntario en la gestión de las bibliotecas Iván de Vargas (Centro) y Ángel González (Latina).

Las Artes ha introducido la figura de voluntario en Centro y LatinaEstos forman parte de un programa piloto que ha despertado el recelo de los funcionarios. Aunque Villalonga descartó que estos vecinos fuesen a cubrir el puesto de los trabajadores municipales, el delegado también llegó a afirmar que el modelo de gestión pública del sistema de bibliotecas debía modificarse.

Izquierda Unida preguntó en su día a la alcaldesa, Ana Botella, si tirar de voluntarios era su solución para lograr abrir las bibliotecas ya construidas que su Ayuntamiento ha sido incapaz de poner a disposición de los madrileños hasta el momento.

Este lunes, el grupo municipal de la coalición recordó que los centros de Carabanchel, la ampliación de la de Orcasur, la Casa de Fieras en Retiro y Víctor Espinós, en el Conde Duque —esta última especializada en música— están fuera de servicio pese a que sus obras acabaron hace más de un año.

Según la concejal Milagros Hernández, la de Carabanchel "se comprometió para finales de 2009 y todavía está sin inaugurar pese a que hay libros y mobiliario. Eso sí, lo que no hay es personal que la atienda". "La de Orcasur por no tener ni tiene ni la primera piedra", apunta, mientras que la de la Casa de Fieras "tampoco abre por falta de personal", al igual que la del Conde Duque.

IU apunta, además que las futuras bibliotecas de Montecarmelo y Las Tablas en Fuencarral "carecen hasta de proyecto", mientras que se han retirado "prácticamente todos los talleres de animación a la lectura" del resto de bibliotecas municipales.

Problemas en los municipios

La situación se repite fuera de Madrid capital. El Fresnedillas de la Oliva, la pequeña biblioteca municipal permanecía cerrada este lunes pese a ser la festividad de los libros, como denunciaba, fotografía en mano, la concejal socialista de la oposición Olivia Ventura.

Parla podría cobrar por el préstamo de libros en 2013En Parla, municipio arcas se encuentran entre las más castigadas de la Comunidad de Madrid, la decisión del Ayuntamiento de cobrar tres euros al año a los usuarios del sistema de préstamos de fondos de las bibliotecas municipales —la Gloria Fuertes y la Isaac Albéniz— ha levantado ampollas.

La medida se aplicará, en caso de ser aprobada por el pleno municipal, en 2013. Entre ambas bibliotecas suman más de 30.000 usuarios al año.

Consulta aquí más noticias de Madrid.