El juez ha pospuesto este martes el retorno de dos niñas de 12 y 14 a su madre en ejecución de una sentencia de la Audiencia de Tarragona que quitaba la custodia a su padre, por la tensión vivida en un juzgado de Valls.

Según fuentes judiciales, la suspensión hasta nueva fecha se explica porque "la situación emocional de las menores y los momentos de tensión vividos en el juzgado no ha permitido que se llevara a cabo en las mejores condiciones que este tema requiere".

Tras la separación de sus padres en 2006, la custodia de las niñas fue atribuida a la madre con el acuerdo del padre, Francisco I., que aceptó un régimen de visitas ordinario y una pensión mensual de 586 euros para las hijas.

Sin embargo, en 2009 los progenitores se enfrentaron por la petición del padre del cambio en el régimen de visitas, que empeoró después de la que mujer, Lusiana A., anunciara que se iba a vivir a los Estados Unidos con las niñas, lo que hizo pese a comprometerse a no hacerlo sin la autorización de su exmarido.

De hecho, sobre la mujer pesaba una orden de búsqueda por desobediencia, ya que rompió este compromiso que asumió en sede judicial, cuando el juez incluso acordó entregar los pasaportes de las pequeñas.

La mujer logró burlar la medida y duplicar los pasaportes gracias a un descuido burocrático puesto que la resolución del juez nunca llegó a manos de la Policía Nacional, por lo que la madre pudo abandonar el país con las dos hijas.

Ya en los Estados Unidos, un tribunal de Houston sentenció que las niñas debían volver a España con su padre, lo cual se ejecutó.

La relación de los excónyuges derivó en una larga batalla judicial que aún no ha terminado después de que el juez haya decidido suspender la ejecución de la sentencia de la Audiencia de Tarragona que finalmente daba la razón a la madre, y rechazaba el fallo del juzgado de Valls que consideraba que la custodia era para el padre.

Consulta aquí más noticias de Tarragona.