La consellera de Infraestructuras, Territorio y Medio Ambiente, Isabel Bonig, ha declarado que la Generalitat ha invertido 74 millones de euros en materia de conservación y mantenimiento de carreteras en la provincia de Valencia en los últimos cuatro años.

Bonig ha realizado estas declaraciones durante la visita a las obras de rehabilitación que la conselleria de acaba de finalizar en los pilares del puente de la CV-500 sobre el nuevo cauce del Turia en Valencia. La consellera ha explicado, en un comunicado, que esta actuación se enmarca dentro de las labores de conservación y mantenimiento de los viales de la Comunitat, donde la Generalitat está realizando un importante esfuerzo inversor.

"En tiempos de crisis, donde crear nuevas infraestructuras es muy difícil, es fundamental seguir manteniendo los niveles de inversión en la conservación de nuestras carreteras para mantener la seguridad, mejorar su calidad y accesibilidad", ha señalado Bonig.

La titular de Infraestructuras ha destacado que en los últimos cuatro años el Consell ha invertido 217,5 millones en la mejora de los viales en toda la Comunitat. En la provincia de Castellón se han invertido un total de 70,2 millones de euros en conservación y otros 73,3 millones de euros en Alicante.

El objetivo esencial de este tipo de obras es mantener los viales de la red autonómica en condiciones adecuadas para la circulación de los vehículos. Entre ellos incluyen el mantenimiento y refuerzo del firme, señalización, reparación, balizamiento, jardinería, alumbrado, instalaciones eléctricas y semaforización, dependiendo de las necesidades de cada una de las diferentes vías sobre las que se actúa.

Además del mantenimiento, también se resuelven pequeños problemas no puntuales de seguridad vial: como la mejora de visibilidad en algunos puntos, aceras y andenes peatonales, entre otros aspectos.

Respecto a la obras de rehabilitación de los pilares del puente de la CV-500 en la autovía Valencia-El Saler, Bonig ha explicado que la actuación comprende la rehabilitación de los 40 pilares de este puente, lo que ha supuesto una inversión de un millón de euros. -"Se trata de un trabajo muy laborioso que se ha ejecutado sobre un cauce con agua, por lo que ha sido necesario crear una plataformas específicas para actuar en cada uno de los pilares", ha señalado.

El viaducto salva el nuevo cauce del río Turia, en el entorno del punto kilométrico 0+000 de la V-30. En la margen derecha se encuentra el ramal de conexión con Pinedo-CV-500- Acceso del Puerto/ZAL, de reciente remodelación.

Un puente de 40 AÑOS

Este puente es una estructura proyectada de la década de los sesenta con motivo del Plan Sur de Valencia. La degradación de los pilares se debía principalmente a la proximidad del mar, dado que el ambiente del cloruro sódico (sal) de la zona provoca la corrosión de las armaduras. Todo ello había generado, por una parte, la pérdida de sección de la armadura, y por otra, la expansión del acero y la rotura de la capa superficial del hormigón.

Para la reparación de los elementos del puente más deteriorados se han realizado el repicado superficial de los elementos del puente a reparar hasta descubrir la armadura o alcanzar el hormigón sano; la reposición de la armadura donde sea necesario; la pasivación de armaduras; la reposición del hormigón con mortero de alta resistencia; la aplicación de pintura impermeabilizante sobre la superficie reparada; y el pintado de los pilares en dos capas.

Para poder desarrollar estos trabajos de forma segura, se crearon unas plataformas metálicas con flotadores. Estas estructuras tenían las dimensiones necesarias para permitir el montaje de los andamios necesarios para llegar a zonas de trabajo de nueve metros de altura.

Consulta aquí más noticias de Valencia.