El Instituto de Turismo de España (TURESPAÑA) ha declarado Fiesta de Interés Turístico Nacional la Pasión Viviente de Castro Urdiales, un título de carácter honorífico que no supone aportación económica alguna, pero sí un "tirón" para atraer al turismo.

La noticia la ha dado a conocer este lunes el concejal de Turismo, José Ucelay, quien fue informado por Turespaña de la concesión de este reconocimiento el pasado viernes, un día después de que se tomará la decisión.

En declaraciones a Europa Press, Ucelay ha explicado que ahora el reconocimiento se publicará en el Boletín Oficial de España (BOE), esta misma semana o la siguiente, y desde el Instituto se han remitido cartas de notificación al Gobierno de Cantabria, el Ayuntamiento de Castro Urdiales y la Asociación Pasión Viviente.

El concejal de Turismo sabía que la decisión estaba "al caer", y ha estado en "contacto permanente" con los responsables de Turespaña, a los que se mandó el pasado lunes las últimas de las "muchísimas cosas" que les han sido requeridas a la organización y al Ayuntamiento para poder otorgar esta concesión.

Según Ucelay, la principal consecuencia de esta declaración es el atractivo turístico que la misma conlleva, porque "no es lo mismo vender una fiesta que vender una fiesta de interés nacional".

El concejal ha destacado que tanto el Ayuntamiento de Castro como el Gobierno regional vienen trabajando por mejorar la Pasión Viviente de Castro Urdiales, una representación en la que este año han participado 650 personas y que, a partir de ahora, además de la aportación económica de la Consejería de Cultura, recibirá una "pequeña subvención" de la de Turismo.

Ucelay ha destacado en este sentido que el Gobierno de Cantabria "se ha volcado" con esta fiesta que, por sus características, obliga a reponer trajes y material con frecuencia.

Viernes santo

La última edición de la Pasión Viviente de Castro, hasta ahora Fiesta de Interés Turístico Regional, se celebró el pasado 6 de abril, Viernes Santo.

La representación, que rememora las últimas horas de Jesús de Nazaret, se realiza desde hace 28 años en la villa marinera, y tiene como escenario todo el casco viejo, la iglesia de Santa María y La Atalaya.

La escenificación de la Pasión Viviente rememora los momentos más dramáticos vividos por Jesucristo con escenas de gran realismo, que congregan a miles de visitantes al pie de la iglesia de Santa María, la Atalaya o el Ayuntamiento, para seguir las representaciones de la Última Cena, el juicio del Sanedrín, el arrepentimiento de Judas, la crucifixión, la muerte, el descendimiento o la resurrección.

Como novedad este año, se a realizado una exposición de una treintena de fotolienzos y un audiovisual con cerca de 900 fotografías de los dos últimos años de esta representación en el Castillo-Faro de Castro Urdiales.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.