Comisiones Obreras está dispuesto a firmar el Plan de Empleo del Gobierno de Cantabria el próximo mes de mayo siempre que no se reduzca la partida de seis millones de euros asignada al mismo.

De hecho, el sindicato está "muy de acuerdo" con la "redacción" del plan, y "bastante cerca de llegar a un acuerdo" con el Ejecutivo, pero ha advertido de que si las dos partidas de tres millones de euros disminuyen, el plan "no tendría sentido", por lo que "no habría ninguna posibilidad de firma".

Así lo ha señalado este lunes el secretario general de Comisiones Obreras de Cantabria, Vicente Arce, en una rueda de prensa previa a la reunión del Consejo Regional del sindicato, y en la que también ha avanzado el "dictamen negativo" de este sindicato al Plan de Ajuste del Gobierno regional en el marco del último dictamen del Consejo Económico y Social (CES) antes de su disolución, incluida en el citado plan.

Y en cuanto a la concertación, Arce ha asegurado que los sindicatos "no nos conformamos" con la aprobación del Plan de Empleo sino que pretenden "un compromiso para cuatro años para reactivar la economía", y en este sentido se ha congratulado de la presentación del plan de lucha contra el fraude fiscal presentado la semana pasada por el Gobierno cántabro, con el que CC.OO. cree que podrán ingresarse 60 millones de euros a medio plazo.

Al respecto, el sindicalista ha indicado que con esta cantidad se podría contratar a 3.000 empleados públicos "de cualquier sector, incluidos sanidad y educación", cuando los recortes del presupuesto suponen una pérdida de 2.500 empleos públicos, según CC.OO.

El secretario general de CC.OO. ha denunciado el incremento del desempleo en Cantabria "a pasos agigantados" —más de un 12,8% este año— además de que la cobertura es cinco puntos inferior a la media el país, pues más de 22.000 desempleados no reciben prestación (el 47%).

Igualmente ha criticado que la Reforma Laboral en lo que respecta a los Expedientes de Regulación de Empleo (ERE) ha incrementado "considerablemente los despidos", más de un 668% en lo que va de año, de los 32 de enero a los 246 despidos de marzo. Las suspensiones temporales, por su parte, han aumentado un 152%, pasando de las 246 de enero a las 620 de marzo.

Todo ello se debe "a la mayor facilidad de las empresas para presentar ERES porque ya no tienen que justificarlos, además de que ya no hay casi ninguna posibilidad de negociación con la Reforma Laboral", ha insistido.

Con este "panorama", los sindicatos están negociando el Plan de Empleo con el Gobierno, y están "bastante cerca de llegar a un acuerdo". Los objetivos del mismo son la empleabilidad de los parados de larga duración; una gestión "eficaz" del Servicio Cántabro de Empleo; la coordinación entre las consejerías de Empleo y Educación; y la discriminación positiva de la incentivación de los contratos. Además, pretende sentar unas bases "estables" para que cuando la economía empiece a crecer, la contratación sea "más estable".

Aunque el sindicato está "muy de acuerdo" con estas propuestas, "falta acabar con los recortes presupuestarios". En este sentido, Arce ha señalado que una vez que "parece cerrado" el efecto de los Presupuestos Generales del Estado sobre el presupuesto regional, será en la Conferencia Sectorial en la que participará el SCE a finales de este mes se "despejarán las dudas"· sobre el presupuesto de este organismo, que crecía un 9,5% y que asignaba seis millones al Plan de Empleo.

Al respecto, Arce ha señalado que no sabe "de qué plan de empleo hablan en el Parlamento" cuando mencionan una dotación de 40 millones. "No es el nuestro, no sabemos de dónde salen esos 40 millones. Nosotros nos conformamos con los seis millones, pero que no sufran ninguna disminución porque si se reducen no habrá ninguna posibilidad de firmar el Plan de Empleo", ha advertido, apostillando que, aunque no hay fecha oficial para la rúbrica, ésta podría producirse en mayo.

Dictamen del ces y descontento sindical con el gobierno

Por otra parte, el responsable de CC.OO. ha explicado que este fin de semana el CES ha estado trabajando en el dictamen del Plan de Ajuste, que el Ejecutivo regional ha pedido que esté concluido en siete días en lugar de los 15 estimados por la "urgencia" que tiene para llevarlo al Parlamento, y "a pesar de ser el último dictamen del CES, nuestra sentencia de muerte", pero "lo vamos a hacer porque no queremos que el Gobierno tenga argumentos de que no se trabaja en el dictamen".

Este martes se convocará la Comisión de Economía para hacer un primer dictamen y el miércoles el Pleno del Consejo "para ver si nos ponemos de acuerdo", aunque el dictamen de CC.OO. será negativo, ha avanzado Arce.

Al respecto ha criticado que el Plan de Ajuste es "una especie de ley de acompañamiento que quieren hacer muy rápido, un cajón de sastre donde meter todas las medidas y no tiene mucho sentido".

Las medidas como que no haya contrataciones en empresas públicas, la no obligación de convocar concursos de empleo público o la reducción al mínimo legal de delegados sindicales se acompañan de una disposición final que dice que "todo volverá a la situación normal cuando se recupere la economía". Para Arce, esta cláusula, a su juicio innecesaria, se debe a que en el Gobierno "quieren que no se genere demasiada tensión".

"Pero las cosas que están haciendo y la forma en la que lo están haciendo, sobre todo en lo que se trata de reducir empleo en las empresas públicas, lo están gestionando bastante mal, con mucha opacidad, con poca información, dando saltos en el vacío de la noche a la mañana, sin muchos argumentos. Nosotros estamos bastante descontentos, bastante cabreados con la actuación del Gobierno en el sentido de reducción de empresas públicas y de contemplar los excedentes en empresas públicas", ha subrayado. MOVILIZACIONES

Por otra parte, el Consejo Regional de CC.OO. analizará el informe sobre la huelga general, que ha sido "un éxito", y sobre la manifestación posterior, que ha dado "moral" a los sindicatos para continuar con su objetivo, la recuperación del diálogo social, que "nunca pusimos en duda con ningún gobierno", contrariamente a lo que dice el presidente cántabro, Ignacio Diego (PP), ha dicho Arce, quien ha insistido en que recuperar el diálogo social "es lo único que puede venir bien a España".

La próxima convocatoria sindical será el Primero de Mayo, y si el diálogo social "no acaba de concretarse, seguiremos las movilizaciones", ha advertido el sindicalista.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.