La víctima es una empleada de una inmobiliaria que debía obtener una entrada para un chalet de 90.000 euros
Agentes de Policía del distrito de la Latina detuvieron a cuatro ciudadanos africanos acusados de estafar 90.000 euros a una mujer mediante el timo de los papeles "tintados". 

La víctima es una empleada de una inmobiliaria que debía obtener una entrada para un chalet de 90.000 euros, pero los estafadores la persuadieron de tal forma que al final fue ella la que les ofreció dicha cantidad para "tintar" docenas de billetes supuestamente verdaderos, pero que realmente estaban en blanco.

Tras mantener unas conversaciones telefónicas, víctima y estafadores acordaron quedar en el domicilio de la primera para proceder a la transacción del dinero.

El truco

Una vez allí, los individuos, que portaban una caja fuerte portátil y dos botellas que contenían líquidos diversos, le manifestaron a la vendedora que, debido a problemas políticos en su país, el dinero venía en papel en blanco pero que, tratado posteriormente con los líquidos que portaban e intercalando billetes de euro auténticos, se transformarían en papel moneda de curso legal.

Consiguieron 90.000 euros, fraccionados en billetes de 500, 100 y 50 y los cambiaron por papel en blanco metidos en paquetes
Así  consiguieron 90.000 euros, fraccionados en billetes de 500, 100 y 50 y los cambiaron por papel en blanco metidos en paquetes.

El dinero vuela

Después de todo esto y ante la rareza de la situación, la víctima decidió abrir el paquete, momento en el que pudo comprobar que en su interior había un número indeterminado de papel de color negro y que los 90.000 euros habían desaparecido.

Ante esta situación, el pasado 5 de junio la mujer decidió denunciarlo a la Policía.

La Policía ha detenido a los responsables, pero el dinero, probablemente enviado fuera del país, no ha aparecido
Los responsables han sido detenidos pero el dinero de las estafas no ha aparecido.

Este hecho es habitual, dado que el modus operandi de esta estafa conlleva que los autores envían inmediantamente el dinero obtenido a su país o a otro (normalmente también africano), en cantidades muy pequeñas para no levantar sospechas.