El tribunal popular ha declarado culpable por unanimidad de homicidio imprudente a la joven que en julio de 2004 dejó morir a su hija recién nacida.

La pequeña se asfixió en el inodoro, después de ocultar a su familia y amigos que estaba embarazada.

Transtorno de personalidad

En el veredicto, que se hizo público ayer en la Audiencia Provincial de Barcelona, el jurado popular ha descartado de forma unánime que la joven asesinara a su bebé, como mantenía la fiscalía que pedía 17 años de prisión para P.S.

El jurado ha apreciado el atenuante de transtorno de personalidad
 El jurado ha apreciado el atenuante de transtorno de personalidad que sufre la procesada y que en su opinión motivó que ocultara el embarazo por miedo a la reacción de la familia y de su entorno social.

En un lavabo

Los hechos sucedieron el 1 de julio de 2004 cuando la madre dio a luz a su hija en el lavabo de su casa sin ningún tipo de ayuda médica.

La joven había ocultado a su familia y amigos que estaba embarazada, provocando así la muerte por asfixia del feto en el inodoro del inmueble.

P.S. aseguró en el juicio que no pudo prestar ayuda al recién nacido porque desconocía que estaba de parto y no identificó los dolores que sentía como contracciones.

8 a favor, 1 en contra

El jurado popular ha considerado que la joven, cuando sintió las contracciones del parto, no era consciente de que estaba a punto de dar a luz.

La fiscalía ha solicitado una pena de dos años y medio de prisión
 Tras conocerse el veredicto, la fiscalía ha solicitado una pena de dos años y medio de prisión y la defensa ha rebajado la petición a un año.

El jurado se ha mostrado, con ocho votos a favor y uno en contra, de acuerdo con una suspensión condicional de la pena de la acusada y de un posible indulto para la misma.