Es una primera planta, de Conde de Cárdenas de Córdoba, por lo que la víctima no sufrió heridas de consideración. Al parecer, la arrojó tras mantener una discusión. Ahora está detenido.