Ana Botella
Ana Botella en su visita a la Plaza de la Luna. (Jorge París) Jorge París
Las prostitutas que ejercen en Desengaño y Barco no quieren ver ni una cámara más de televisión. "Los periodistas y los policías nos ahuyentáis a los clientes", aseguraban la semana pasada.

Menos caja han debido de hacer ésta, pues desde el viernes han visitado la zona los tres grupos políticos del Ayuntamiento: PSOE, IU y PP.

Los vecinos llevaban años pidiendo una reforma integral de la plaza de los cines Luna.

El concejal de Centro, Luis Asúa, prometió en otoño que aceleraría la recuperación de la plaza, tomada por toxicómanos y prostitutas.

Vecinos asociados

Nada cambió hasta que los vecinos se constituyeron en asociación, el Foro Cívico Gran Vía, y grabaron un vídeo en el que salían peleas, suciedad y consumo de drogas.

Se lo enviaron a televisiones, periódicos y al Ayuntamiento.

La denuncia audiovisual encendió el fuego de Luna, pero un crimen, justo al día siguiente, lo avivó.

La muerte de una ucraniana a manos de su pareja el 23 de junio lanzó la plaza al epicentro de la agenda de todos los políticos municipales.

El concejal de Seguridad del Ayuntamiento, Pedro Calvo, aseguraba, el día que pedía una ley para poder retirar de la vía pública mendigos y prostitutas, que él había paseado por la zona tres días antes "y sin cámaras".

Nada anónimas han sido las últimas tres visitas, que llegan cuando la plaza está tomada por la Policía y los toxicómanos se esconden por los callejones.

El viernes eran Trinidad Jiménez y Rafael Simancas, del PSOE; el lunes Inés Sabanés (IU) y ayer Ana Botella (PP)

El viernes eran Trinidad Jiménez y Rafael Simancas, del PSOE, quienes recorrían algunas calles conociendo las quejas de vecinos y comerciantes.

Inés Sabanés, de Izquierda Unida, hizo lo propio el lunes. Ayer le tocó el turno a la teniente alcalde de Madrid y concejala de Servicios Sociales, Ana Botella.

 

Videovigilancia y un centro de día

La teniente alcalde, Ana Botella, anunció ayer en su visita a la plaza de los cines Luna que en noviembre el Ayuntamiento abrirá un centro de día en la zona, para dar de comer a mendigos, toxicómanos y prostitutas.

Por la tarde, la Federación Centro Madrid, que aglutina asociaciones de  comerciantes y vecinos, pidió a la delegada del Gobierno, Soledad Mestre, cámaras de vigilancia en Tirso de Molina, Lavapiés y Luna.