Los embalses de Mallorca encaran el verano con una reserva de agua de más del 90% de su capacidad, según han explicado fuentes de Emaya a Europa Press y han aumentado casi un punto porcentual en 15 días debido a "la importancia" de las últimas precipitaciones en la Serra de Tramuntana, que han dejado hasta 70 litros por metro cuadrado en Lluc, tal como han señalado desde la Aemet.

Según se desprende de los datos de Emaya, el embalse del Gorg Blau se encuentra a un 95,24% de su capacidad, lo que supone un total de siete millones de metros cúbicos. Por su parte, el pantano de Cúber está al 86,56%, que se traduce en cuatro millones. La reserva conjunta es de 11 millones de metros cúbicos (91,88%), lo que implica que el volumen de agua ha aumentado un punto porcentual en medio mes.

Así, la situación en el mismo mes de 2011 era del 91,88% y en 2010 del 57,64%, lo que supone una diferencia positiva del 34%. Los mismos datos reflejan que la pluviometría registrada en los embalses desde enero es de 334 litros por metro cuadrado.

Desde Emaya han afirmado que el consumo de agua potable "está asegurado" para la población pero han reincidido en que esto "no implica malgastar el agua pues es un bien escaso".

Así, a 31 de marzo los embalses del Ayuntamiento de Palma se encontraban al 91,04% de su máxima capacidad y en concreto, el embalse Gorg Blau se situaba al 92,80%, mientras que Cúber estaba al 88,25%.

El director de la Aemet, Agustí Jansà, ha explicado a Europa Press que la lluvias en la Serra han sido bastante "significativas", con 70 litros por metro cuadrado en Lluc, en comparación a los 25 y 30 litros que han caído en Palma y en el Pla.

Jansà ha señalado que el nivel de agua es "bastante aceptable", y que el año hidrológico —que empieza desde octubre—, se está desarrollando "por debajo de lo normal y, en comparación no hay un gran excedente de agua".