La Asociación de ganaderos afectados por el llobu (Agall) en la comarca del Caudal ha denunciado una 'oleada de ataques de lobo' en el monte mierense de Llosorio. Según los portavoces del colectivo, los cánidos 'han matado más de cuarenta reses en sesenta días". Para acabar con esta situación, los ganaderos han exigido al Gobierno regional en funciones que 'no espere más tiempo' y que 'lleve a cabo algún tipo de control y batidas, si es necesario'.

Han asegurado, a la vez, que la mayoría de los afectados 'no cobran indemnizaciones porque los cuerpos de las reses no aparecen enteros'. Hasta el momento, se contabilizan 37 ovejas muertas o desaparecidas y siete potros muertos por "ataques de lobo".

Los portavoces de Agall han asegurado que "tan sólo los cánidos salvajes pueden haber atacado, por el estado en el que se encuentran los cuerpos y por la desaparición de algunas reses pequeñas". Su testimonio, según han añadido, se respalda porque "varios vecinos de la zona han visto ejemplares de lobos por el monte Llosorio".

El concejo de Mieres, según Agall, cerró el año 2011 "sin contabilizar ninguna res muerta a causa de los cánidos salvajes". Los ganaderos han matizado que el balance de pérdidas en las ganaderías es "aproximado", ya que "el Gobierno del Principado de Asturias no nos deja tener acceso a los datos oficiales".

Consulta aquí más noticias de Asturias.