El Aeropuerto de Palma ha trasladado a la zona sur la Oficina de Objetos Hallados, donde dispone de más espacio de almacenaje y permanece en la línea divisoria del hall llegadas y la sala de recogida de equipajes.

Según ha informado Aena en un comunicado, el mostrador de la oficina se mantiene en el hall de llegadas y se ha habilitado una zona con soporte informático para gestionar peticiones, así como un registro de los objetos extraviados, donde mediante una descripción y clasificación se favorece la localización de los mismos por parte de sus propietarios.

De esta forma, las dimensiones de la nueva oficina respecto a la anterior han aumentado considerablemente, pasando a disponer de más de 115 metros cuadrados.

El cambio de ubicación de la Oficina responde a la nueva distribución planificada de la sala de Llegadas y se enmarca dentro de la obra para la remodelación de la misma. Gracias a esta obra, que afecta tanto a la sala de espera de pasajeros como a la zona de recogida de maletas, se conseguirá, en ambas zonas, un espacio diáfano, mayor confort y visibilidad, y se mejorará el flujo de pasajeros aprovechando al máximo el espacio disponible.

Más de 3.700

Pertenencias olvidadas

Durante el pasado año, la Oficina de Objetos Hallados del Aeropuerto recibió un total de 3.746 pertenencias olvidadas por pasajeros y usuarios en las instalaciones, de las cuales 626 se consiguió devolver a manos de sus dueños.

Una vez que han expirado los plazos legalmente establecidos para solicitar la devolución, el Aeropuerto de Palma dona los objetos hallados a diferentes ONG's.

Las últimas entregas a ONG's se realizaron en los pasados meses de marzo y abril. Así, la primera de ellas fue al Instituto Contra la Exclusión Social Can Gazà y, la mediante una entrega específica de gafas, tanto de sol como graduadas, a la ONG Mediterránea Oftalmólogos Pediátricos, que fueron destinadas a Etiopía.