El Supremo vuelve a rechazar intervenir en el caso Schiavo

El Tribunal Supremo de EEUU ha rechazado la pasada madrugada una nueva apelación de los padres de Terri Schiavo en la que solicitaba una orden de emergencia que autorice a reinsertarle el tubo de alimentación que podría mantenerla viva.
Los padres de Terri Schiavo
Los padres de Terri Schiavo

Se trata de la sexta ocasión que los padres de Schiavo, Bob y Mary Schindler, apelan sin éxito al Supremo, al que habían recurrido ahora en un último intento por impedir la muerte por inanición de su hija.

La apelación fue presentada horas después de que la Oncena Corte de Distrito de Apelaciones de Atlanta, estado de Georgia, se negara a realizar una revisión completa de un fallo revocatorio anterior emitido por un panel de tres jueces.

El pasado 18 de marzo, un tribunal del estado de Florida ordenó la retirada de la sonda que alimentaba a Schiavo.

Doce días después, los padres, Bob y Mary Schindler, habían agotado aparentemente todas sus opciones judiciales en la amarga disputa familiar que ha escalado hasta convertirse en un drama nacional politizado. Pero el martes presentaron un recurso ante el Tribunal Federal de Apelaciones del Distrito 11 de Atlanta para que sus doce jueces revisaran la decisión.

Un comité de tres jueces de este mismo tribunal había rechazado la apelación la semana pasada.

Sin embargo, el tribunal ha negado de nuevo la petición.

Los médicos han dicho que Schiavo, de 41 años de edad, podría vivir hasta dos semanas después de que le quitaran la sonda que le alimentaba, y sus familiares han dicho que ella se está debilitando.

La apasionada batalla de los Schindler, en contra de la voluntad del marido y representante legal de Schiavo, Michael Schiavo, y de las órdenes judiciales, ha sido tomada como bandera por los cristianos conservadores y acogida por el Congreso de Estados Unidos, el presidente, George W. Bush, y su hermano, el gobernador de Florida, Jeb Bush.

En un litigio legal de siete años de duración sobre el destino de Schiavo, los tribunales estatales siempre se habían colocado del lado de Michael Schiavo, al determinar que el ataque cardíaco de 1990 había dejado a la mujer en una estado vegetativo crónico y que ella no hubiera deseado vivir en ese estado.

Los Schindler pudieron sortear los fallos de la corte estatal llevando su caso ante un tribunal federal después de que el Congreso estadounidense aprobara una ley especial. Pero la decisión del Congreso, que según mostraron los sondeos fue impopular entre la mayoría de los estadounidenses, hasta ahora no ha tenido éxito en las cortes federales. El caso incluso llegó al Tribunal Supremo norteamericano la semana pasada.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento