La casa de La Fera de Gràcia, en la calle Santa Agata, ha sido desalojada hacia las once de la mañana después de que el juez comprobara que no había nadie dentro y ya han comenzado los trabajos para derribarla.

Pocos minutos después de que el juez firmara la orden de desalojo, la inmobiliaria que compró el solar de 1.000 metros cuadrados hace 5 años ha empezado los trabajos para derribar la casa, donde construirá unas 60 viviendas.

Los Mossos d'Esquadra suspendieron esta mañana la operación de entrada a la casa 'okupada' de La Fera de Gracia, en Barcelona, prevista para hoy a las 9.30 horas después de los disturbios ocurridos anoche, que se saldaron sin ninguna detención a pesar de la gravedad de los hechos.

El colectivo 'okupa' tiene previsto realizar esta mañana una concentración solidaria contra el desalojo en la sede del distrito de Gràcia, en la plaça Rius i Taulet.

Jóvenes encapuchados

La entrada a esta casa 'okupada' desde hace dos años es, al parecer, el origen de los disturbios ocasionados anoche por unos 60 jóvenes "de estética okupa y antisistema", según los Mossos d'Esquadra.

Ardieron neumáticos, cables, contenedores y un cajero automático
Durante media hora los jóvenes bloquearon el acceso al edificio 'okupado' atravesando coches o levantando barricadas con neumáticos ardiendo, cables, contenedores y otros objetos en calles como Torrent de l'Olla, Gran de Gràcia, Santa Agata y Betlem.

También quemaron un cajero automático de La Caixa en la Travessera de Dalt.

El Ajuntament de Barcelona ha valorado en 15.000 euros los destrozos provocados por los encapuchados.

Los vecinos, indignados

Un millar de vecinos del barrio se quedaron sin suministro eléctrico hasta las dos de la mañana, según FECSA-Endesa debido a los daños sufridos por un transformador.

Los vecinos dicen que las fuerzas del orden tardaron 45 minutos en llegar al lugar de los hechos
Una vecina aseguró a Catalunya Informació que los Mossos d'Esquadra tardaron "tres cuartos de hora" en llegar al lugar de los incidentes después de que estos empezaran hacia las diez de la noche.

Los vecinos de Gràcia salieron a la calle para ver lo que sucedía después de quedarse sin luz.

Uno de ellos reiteraba sus quejas ante la tardanza de los Mossos d'Esquadra y la Guàrdia Urbana cuando "nos quedamos cercados e indefensos".

El Ajuntament niega el retraso

El portavoz del Ajuntament, Jordi Hereu, ha negado que las fuerzas del orden no reaccionaron con rapidez aunque reconoció que tardaron en actuar porque "se intento bloquear su actuación".

Hereu dijo que los alborotadores "actuaron con cierta organización".

Enlaces