Se intensifica el cerco al lugar donde se atrinchera Mohamed Merah con varias explosiones

Operativo policial entorno al supuesto pistolero que ha asesinado a varias personas en el sur de Francia, en Toulouse.
Operativo policial entorno al supuesto pistolero que ha asesinado a varias personas en el sur de Francia, en Toulouse.
Caroline Blumberg / EFE

La operación para detener al presunto asesino de siete personas en Francia, atrincherado en su domicilio de Toulouse desde hace 29 horas, se mantiene tras una noche de desgaste para el sospechoso, en la que se han escuchado detonaciones cada hora.

La Policía francesa controla, con un discreto dispositivo, la calle Sergent Vigne -en la que se encuentra el domicilio del presunto asesino-, y todos sus accesos, que han permanecido a oscuras durante toda la noche, después de que los gendarmes cortaran el suministro eléctrico de toda la manzana.

En un piso de la citada calle, ubicada en la zona este de la ciudad gala, se encuentra, armado, el joven francés identificado como Mohamed Merah, el presunto autor de los asesinatos de siete personas perpetrados en las últimas semanas en Toulouse y Montauban.

Desde que se han escuchado las primeras tres detonaciones a las 22.34 GMT, los efectivos del cuerpo de elite francés RAID han hecho explotar más cargas durante toda la noche, con una cadencia de una cada hora aproximadamente, según han relatado testigos presenciales.

Según el Ministerio del Interior, las explosiones no implican un asalto al domicilio sino que buscan aumentar "la presión" sobre el sospechoso.

Aparte de las explosiones, la noche ha transcurrido en una tensa calma, interrumpida por el continuo ir y venir de las dotaciones policiales francesas.

Sobre las 4.50 horas GMT, una decena de furgonetas de la Policía francesa han llegado al lugar, así como un vehículo blindado de la unidad de intervención de la Gendarmería, aunque la mayoría de las dotaciones ha abandonado la zona minutos después.

Una vez que ya ha amanecido en Toulouse la policía aguarda aún el momento de intervenir o de que el presunto asesino se acabe entregando, tal y como aseguró ayer que tenían intención de hacer.

Merah, en conversaciones con los negociadores relatadas por el fiscal jefe de París, François Molins, se ha definido como un muyahidín miembro de la red terrorista Al Qaeda, organización que dijo que le había encomendado atentar en Francia.

Entre sus víctimas en Toulouse y en la vecina Montauban los pasados 11, 15 y 19 de marzo hay tres militares, tres niños y el padre de dos de ellos, que era profesor en la escuela judía en la que cometió el último ataque.

Sin instintos suicidas

Los agentes creen que tratan con un individuo que no tiene instintos suicidas e intentan negociar su rendición para capturarle vivo, siguiendo las órdenes del jefe del Estado, Nicolas Sarkozy, que este miércoles volvió a desplazarse hasta Toulouse.

El supuesto asesino es un francés de origen argelino que según las autoridades judiciales había sido condenado por delitos comunes una quincena de veces por el Tribunal de menores de esa primera ciudad.

Se ha definido como un muyahidín miembro de la red terrorista Al Qaeda, organización de la que dijo que le ha encomendado atentar en Francia, y ha lamentado no haber tenido tiempo para cometer más crímenes. Los próximos objetivos del tirador eran otro militar y dos policías de la aglomeración de Toulouse, según los investigadores, que detallaron que el sospechoso se jacta de actuar solo.

No obstante, la policía ha practicado varias detenciones en su entorno, entre las que destaca la de su hermano Abdelkader, que tenía un coche cargado de explosivos que se están analizando, y la madre de ambos.

Investigación

Los investigadores, bajo la dirección del ministro del Interior, Claude Guéant, también analizan la cámara que supuestamente llevaba colgada del cuello al menos en algunos de sus crímenes y cuyas imágenes, según el presunto criminal, habrían sido difundidas por Internet, un extremo no confirmado. Además, se busca un automóvil Renault Clio que el sospechoso dijo haber alquilado y que podría contener explosivos como los que se le han incautado a su hermano, también vinculado a medios islamistas radicales.

Durante el largo atrincheramiento del supuesto criminal, el fiscal jefe de París, François Molins, desveló algunos detalles de la investigación y de las conversaciones que los agentes mantienen con el sospechoso. El joven, sin embargo, ha ido posponiendo su anunciada entrega a las fuerzas de seguridad.

La operación policial se inició en la madrugada del miércoles, a las 1.00 GMT, cuando los agentes penetraron en el edificio y fueron recibidos a tiros. Tres efectivos resultaron heridos. Horas antes, Merah había contactado a la televisión France 24 para reivindicar sus actos, que dijo que responden a una venganza por el sufrimiento de los niños palestinos, en el caso de la matanza en un colegio judío, y a la presencia de fuerzas armadas francesas en Afganistán, en el caso de los militares. Sus "cacerías" armadas estarían igualmente provocadas, según el fiscal, por la normativa gala sobre el uso del velo islámico.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento