Experto cree que la "necesaria" reforma laboral creará empleo más precario y fomentará la economía sumergida

Aboga por la creación de un fondo privado de capitalización que sustituya a las indemnizaciones por despido improcedente
Marcos Óscar Martínez
Marcos Óscar Martínez
EUROPA PRESS

La reforma laboral aprobada por el Gobierno de Mariano Rajoy creará empleos más precarios en términos de salario y fomentará la economía sumergida, como contrapartida a unas retribuciones más bajas. Así lo opina Marcos Óscar Martínez, experto en Relaciones Laborales del despacho Bigoles Abogados, quien señala, no obstante, que la reforma es "necesaria" y "la más correcta de todas las que se han hecho".

En una entrevista concedida a Europa Press tras la publicación de un análisis comparativo de las principales modificaciones operadas por el Real Decreto-Ley 3/2012 de 10 de febrero para la Reforma del Mercado Laboral, Martínez asegura que pese a algunos puntos débiles el texto "se acerca mucho a lo que el mercado laboral necesita". En este sentido, advierte de que ninguna reforma podrá salvar por si sola la difícil situación que atraviesan las empresas en España, donde es urgente cambiar la actual política económica para que los precios estén más equilibrados con los salarios.

En lo que respecta al mercado laboral asturiano, sostiene que el problema radica en la distancia que separa la cultura empresarial de la trabajadora, frente al escenario lógico de que la empresa camine, unida, en la misma dirección.

Pese a reconocer la complejidad que entraña una reforma articulada en 62 puntos, Martínez discrepa de la decisión del Gobierno de dotar a las empresas de trabajo temporal de responsabilidades similares a las de las agencias de colocación, en lugar de implementar medidas para mejorar el Instituto Nacional de Empleo, de donde en la actualidad sólo parten "el 3 por ciento de los contratos que se firman en España".

Debilita derechos y acaba con el miedo a contratar

Del mismo modo, considera que la reforma "debilita" los derechos de los trabajadores en materias como el absentismo, convirtiendo en procedente un despido fundamentado en un 20 por ciento de ausencias en un periodo de dos meses y "cargándose -con ello- años de derecho laboral".

Valora, sin embargo, los contratos de formación que permiten a los jóvenes simultanear estudios y trabajo en la empresa durante un periodo de tres años, si bien no comparte que esta modalidad de contrato pueda repetirse en una compañía perteneciente a otro sector porque supondría perpetuar el problema de la precariedad.

Además, y junto a las plausibles bonificaciones destinadas a las empresas de menos de 50 trabajadores que contraten a alguien en la modalidad indefinida, ha aconsejado que estas bonificaciones se vinculen también a la Seguridad Social del trabajador y continúen aplicándose de acuerdo a unos objetivos, como la ausencia de despidos o el mantenimiento de unas cuentas saneadas.

En el capítulo de las fortalezas, este experto en Relaciones Laborales ha alabado la reducción de las indemnizaciones por despido, al entender que "ponen fin al miedo del empresario a contratar". No obstante, ha abogado por la creación de un fondo privado de capitalización similar al Fogasa y ligado a cada trabajador que sustituya a las actuales indemnizaciones por despido improcedente.

Entre otras ventajas, este fondo, a crear por la Autoridad Laboral de acuerdo en el Banco Central, la patronal y los sindicatos, contribuiría a su juicio a solventar los problemas de liquidez de las entidades privadas y dotaría al empleado de la posibilidad de pensionarlo o recuperarlo de forma íntegra en el momento de la jubilación.

Con todo, razona que la reforma va a generar despidos este año y a crear "algún" empleo el que viene, pero no logrará aligerar en más de un millón o millón y medio los casi cinco que engrosan las cifras del paro.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento