David Cameron
Imagen del primer ministro británico, David Cameron, durante una cumbre celebrada en Bruselas. François Lenoir / REUTERS

El Gobierno británico pretende equiparar los sueldos de los funcionarios al nivel de vida de las zonas en las que viven, lo que podría suponer la bajada de salarios en las regiones más pobres del país, según adelantan los medios británicos.

Tendrán en cuenta el nivel de vida de las diferentes regiones

El ministro de Economía, George Osborne, dará a conocer el miércoles que viene los presupuestos del Gobierno británico para el año próximo, e incluirán la "flexibilización" de los salarios de los trabajadores de la Administración.

Según los datos del departamento de Economía, los funcionarios de Inglaterra y Gales cobran un ocho por ciento más de media que los trabajadores de la empresa privada.

Osborne pretende equiparar este desnivel y tener en cuenta factores como el nivel de vida de las diferentes regiones del país a la hora de fijar los sueldos de los trabajadores del sector público.

Según la prensa británica, esta medida supondrá que los funcionarios de las zonas más pobres y baratas dejen de cobrar lo mismo que aquellos que trabajan en regiones con un nivel de vida más alto.

Los sindicatos se oponen al plan

Todavía no ha sido desvelado si la medida afectara a los actuales trabajadores de la Administración o a las nuevas contrataciones.
Los sindicatos mostraron su oposición al plan al considerar que acentuará las diferencias entre el norte y el sur y tendrá consecuencias negativas en las regiones más deprimidas y que se han visto más afectadas por la crisis económica.

El ministro británico de Empresa, Vince Cable, no ha querido confirmar esta informaciones pero dijo en una entrevista radiofónica en la BBC que la idea de hacer el sector público más flexible le parece "totalmente correcto".