El Papa Benedicto XVI nombró ayer al cardenal italiano Tarsicio Bertone, de 71 años y actual arzobispo de Génova, nuevo secretario de Estado del Vaticano, un puesto equivalente al de primer ministro. Bertone sucede al también italiano Angelo Sodano, que presentó su dimisión por haber superado la edad de jubilación eclesial (75 años). Llevaba en el puesto desde 1991.
Bertone es uno de los cardenales más cercanos a Ratzinger, ya que fue su brazo derecho cuando el Papa dirigía la Congregación para la Doctrina de la Fe, el organismo heredero de la Santa Inquisición. También ha liderado la cruzada del Vaticano contra el bestseller de Dan Brown El código Da Vinci.

Se ha labrado una reputación de hombre jovial y afable.

Miembro de la orden de los salesianos ha sido profesor de teología.

El número dos. Un amante del fútbol

El cardenal Bertone se convierte así en el número dos del Vaticano. Aunque se ha labrado una reputación de hombre jovial y afable (en una ocasión dijo que haría una excepción con la clonación en el caso de Sofía Loren) no tiene un perfil de diplomático como su predecesor. Es un gran apasionado del fútbol y ha comentado algún partido para la televisión. Sus padres eran campesinos y él de niño quería ser ingeniero, aunque ya a los 12 años anunció que prefería ser cura. Miembro de la orden de los salesianos, ha sido profesor de teología y rector de la Universidad Salesiana de Roma.