El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha asegurado que la huelga general convocada por UGT y CC.OO. para el próximo 29 de marzo "no llevará a ningún sitio más allá de la voluntad de protestar y el hecho de ejercer un derecho" constitucional como es el de secundarla.

Durante una visita a Figueres, ha reconocido el derecho de huelga por parte de los sindicatos si no están de acuerdo con la reforma laboral, pero ha advertido de que no llevará a ningún sitio ya que la situación es complicada y este paro no favorecerá en la creación de empleo ni la mejora de la economía.

"Esta huelga no dará esperanza a la gente que está en el paro, no dará expectativas a la gente sin trabajo y, por otro lado, lo que hará es tener consecuencias durante unas horas sobre una economía del país que ya está con suficientes dificultades", ha lamentado el presidente catalán.

"Sinceramente creo que no es demasiado propicio que en plena recesión económica como estamos" haya una convocatoria de huelga que implicará perder horas de trabajo, ha señalado.

"no es el momento"

"Me parece que no es el momento de hacer convocatorias de huelga general", ha indicado Mas.

Para el presidente, las acciones que se toman deberían ir orientadas "a aquella gente que no tiene trabajo" y ha abogado por una actuación conjunta de patronales, sindicatos y sector público a favor del empleo.

"No sé si una huelga general contribuye a dar esperanza y expectativa a los que no tienen trabajo, quienes deberían ser los principales destinatarios de cualquier acción que se haga en el país", ha reiterado.

Ha pedido que se tengan "actitudes positivas" ya que la responsabilidad de remontar la situación es de todos y no solamente de unos cuantos.

Consulta aquí más noticias de Girona.