Casa de la Carnicería de Madrid
Interior de la Casa de la Carnicería de Madrid. Grupo Municipal de UPyD

El edificio de la Casa de la Carnicería, que ocupa el centro de la pared sur de la turística Plaza Mayor, sufre las consecuencias del abandono y la falta de recursos por parte del Ayuntamiento de Madrid.

Así lo denunció este martes el Grupo Municipal de UPyD fotografías en mano, después de realizar una visita al interior del inmueble. Sin embargo, y a pesar de que el edificio está declarado Bien de Interés Cultural (BIC), y, por tanto, tiene una especial protección que obliga a la Administración a conservarlo, la respuesta de la alcaldesa Ana Botella fue tajante: hasta que no concluyan los trámites administrativos para modificar su uso, no hay nada que hacer.

Procedimiento atascado

El portavoz de UPyD en el Ayuntamiento, David Ortega, mostró en el pleno de este martes las fotografías que prueban de la degradación de un inmueble con cuatro siglos de existencia (se reconstruyó en 1631 tras el primer incendio de la Plaza Mayor).

Entra cualquiera incluso a comer o a hacer botellónEn las mismas se pueden apreciar humedades, goteras, boquetes en las paredes y desconchones. También, restos de equipos como escáneres y ordenadores pertenecientes, en su día, a la Junta Municipal del Distrito Centro, que tuvo sus oficinas allí hasta 2008. Después, se trasladó al edificio de la calle Mayor, número 72. De esa época quedan también documentos oficiales, como pudo comprobar UPyD.

Al concluir el traslado, el Ayuntamiento de Madrid inició el expediente para modificar el Plan General de Ordenación Urbana de la ciudad (PGOU) y autorizar el uso hotelero del inmueble, de casi 7.000 metros cuadrados. Cuatro años después, sin embargo, el proceso administrativo permanece aparcado en las dependencias de la Comunidad de Madrid, que lleva dos años sin resolver.

Mientras tanto, denunció David Ortega, el edificio ha sido saqueado y el Ayuntamiento invierte 2,5 millones de euros al año en una sede para la Junta de Distrito de 350 metros cuadrados. "En la Casa de la Carnicería entra cualquiera incluso a comer y a hacer botellón", apuntó de acuerdo a los restos encontrados en el interior.

Hotel o parador nacional

La idea del exalcalde Alberto Ruiz-Gallardón era que la Casa de la Carnicería fuera cedida en régimen de arrendamiento o concesión temporal a una gran empresa hotelera. Aunque la idea inicial fue instalar un parador en pleno corazón de la capital, la empresa pública Paradores Nacionales no mostró demasiado interés.

Botella asegura que necesita una rehabilitación integralEn su respuesta a esta situación, la sucesora de Gallardón, Ana Botella, argumentó que el edificio precisa "una rehabilitación integral" para la que la Comunidad debe dar su visto bueno. En todo caso, recordó a Ortega que "en la gestión de una administración hay unos trámites que a veces son lentos", según recogió la agencia EFE. "Le aseguro que vamos a continuar con este plan que existe para la Casa de la Carnicería y veremos si hay un particular que quiere acceder a la construcción de ese nuevo hotel y lo veremos próximamente", concluyó Botella.

La alcaldesa insistió en el interés del Ayuntamiento por implantar allí un establecimiento hotelero "de calidad", afirmó que espera que la Comunidad de su aprobación "pronto" para que las obras de rehabilitación puedan ser iniciadas "cuanto antes".

Consulta aquí más noticias de Madrid.