El jurado popular ha declarado culpable de asesinato por unanimidad al acusado de degollar a su novia en Salt (Girona) la madrugada del 6 de junio de 2010 al considerar que la chica no tuvo ninguna posibilidad de defenderse ya que Juan Luis T.R. le atacó a traición.

Así, han considerado probado que la atacó con la navaja que llevaba en la bolsa siendo consciente del acto que cometía porqué él mismo lo confesó, porqué aparcó el coche en lugar que no era habitual cuando la acompañaba a casa y porqué una puñalada en el cuello puede ser vital.

El tribunal también cree que el procesado se aprovechó de la confianza que le tenía la víctima, ya que eran pareja desde hacia unos ocho meses, y que además ella no tuvo tiempo de defenderse porque el ataque fue rápido.

"El ataque fue rápido, según declararon los testigos que oyeron como gritaba la chica; además, no mostraba signos de defensa, solamente en un brazo e incluso el acusado afirmó que ella no pudo defenderse y él no tenía ningún tipo de herida ni lesión; y el lugar estaba muy poco iluminado", ha apuntado el jurado.

Los nueve miembros del jurado —ocho hombres y una mujer— han rechazado que el acusado sufriera algún trastorno que alterara sus facultades mentales ya que condujo sin problemas de Salt a Mataró, mandó un mensaje de texto, se cambió de ropa y entró en casa diciendo que la chica le había "jodido la vida" y que quería quedarse con el piso que él tenía en Badajoz.

En cambio, a favor del procesado, sí que han considerado probado la atenuante de confesión ya que llamó de manera voluntaria a la policía.

El fiscal ha mantenido la petición de pena máxima por asesinato, los 20 años de prisión que pedía inicialmente, ya que en su opinión pesa más la atenuante de parentesco que la de confesión.

La acusación particular, por su parte, también ha pedido 20 años de cárcel para Juan Luís T.R. y una indemnización de 100.000 euros; la defensa ha pedido una pena máxima de 13 años y el juicio ha quedado visto para sentencia.

Consulta aquí más noticias de Girona.