El Gobierno de Cantabria está estudiando la oferta hecha por la multinacional alemana Fermacell para comprar la fábrica GFB de Orejo, en Marina de Cudeyo, que se encuentra en concurso de acreedores.

En la medida de lo posible, el Ejecutivo tratará de "imponer" como "condiciones" que la operación tenga garantías a largo plazo, de modo que se asegure la estabilidad futura de los puestos de trabajo que se generen.

Según ha comentado este jueves el presidente regional, Ignacio Diego, un "atractivo" de esta operación —además de un "imperativo"— es que la empresa interesada en la adquisición ponga todo el dinero necesario para la compra, sin necesidad de que haya financiación.

En cualquier caso, y como ha recordado a los periodistas, la última decisión sobre GFB, la tendrán que tomar los administradores concursales y el juez.

Así se lo ha indicado Diego, a preguntas de los medios, al término de la reunión que ha mantenido con la nueva presidenta de CEOE-Cepyme, Gema Díaz.

Según publica este jueves un periódico regional, Fermacell ofrecería 14,5 millones para adquirir la yesera de Orejo y crear 60 empleos.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.