Ocurrió en la Iglesia parroquial de San Jorge en A Coruña. El acontecimiento fue recogido en periódicos de A Coruña y en alguno europeo.

Marcela Gracia Ibeas y Elisa Sánchez se conocieron en la Escuela Normas de Maestra de A Coruña. Años más tarde se reencontraron en un pueblo donde ejercían como maestras.

En 1901 Elisa masculinizo su aspecto, inventó un pasado y se convirtió en Mario. El padre Cortiella, párroco de San Jorge, bautizo a Mario y casó a la pareja. El fotógrafo Sellier, retrató a los recién casados.

El sistema judicial, que las buscaba para juzgarlas, las negativas de empleo para Mario y y las burlas y homofobia ciudadana propició su huida a Argentina, donde es posible que Marcela se volviera a casar, fallecido Mario, con "un hombre de verdad".