Cuba
Una imagen de archivo de La Habana (Cuba). Alejandro Ernesto / EFE

La muerte del disidente cubano Wilman Villar este jueves tras una huelga de hambre, en protesta por su condena a 4 años de cárcel y su posterior encarcelamiento el pasado noviembre, ha vuelto a poner el foco en la situación que viven los opositores al régimen de Raúl Castro en Cuba.

El fallecimiento de Villar ha servido para volver a escuchar la voz de la disidencia cubana, que lleva años buscando una respuesta a sus reivindicaciones, todas centradas en que se ponga fin a la situación política en su país.

En España, este colectivo tiene gran presencia, con asociaciones y plataformas que piden la liberación de los presos políticos y de todos aquellos que, sospechosos de ser contrarrevolucionarios, permanecen en los calabozos por tiempo indefinido hasta ser juzgados y condenados.

Carceller denuncia los métodos de las autoridades cubanas contra los disidentes en las prisiones del país: "Buscan agotarte mentalmente con su tortura"Rigoberto Carceller, de Cuba Democracia Ya, asegura que la muerte de Villar es “el precio que se está pagando por la libertad”, ya que el Gobierno cubano obliga a su pueblo a tener que “anularse” para poder ser libres. “No hay otra forma de protestar contra esta dictadura de los hermanos Castro”, asegura Carceller a 20minutos.es.

La plataforma de este disidente ha sido convocante de una protesta ante la embajada de Cuba en España este sábado, para “rendir homenaje a Wilman (Villar) y protestar por su fallecimiento”, por el cual tiene responsabilidad el Gobierno de Castro, según Carceller.

“Wilman estuvo 50 días en huelga de hambre. Hicieron oídos sordos durante todo el tiempo”, asevera el disidente, y revela que, en el caso de este tipo de protestas, las autoridades cubanas se movilizan “solo cuando ven que esto va a ir en serio, y ya deciden ocuparse de ti, porque su actitud es “jódete, eres un contrarrevolucionario, no mereces ninguna atención médica”. Las medidas que toman son tardías, malísimas y nulas, y esto es lo que le pasó a Wilman”.

El portavoz de Cuba Democracia Ya asegura que no saben “hasta que punto aguantaremos” con las protestas contra el régimen cubano, ya que “nos están pisando el acelerador”, con el ejemplo del fallecimiento de Villar. “Que la comunidad internacional tome nota, porque arreglar esta situación puede ser muy fácil”, afirma Carceller.

El disidente insiste en que las autoridades cubanas usan “métodos de represión” contra los detenidos, a través de “unas brigadas de respuesta rápida, que son las que hacen el trabajo sucio a la policía política”. Carceller afirma que estos grupos “intentan darte una paliza pública, y no escatiman en medios para intentarlo. Te pueden sacar de tu casa y hasta de una iglesia para pegarte”.

Pero, según cuenta, lo peor está por llegar: “Una vez te detienen, te llevan a los calabozos, y te meten en una celda tapiada; puedes recibir palizas arbitrarias, intentan anularte psicológicamente con métodos como no dejarte dormir, o modificando los horarios de comidas... Sus métodos van cambiando”. El objetivo de todo lo anterior es “agotarte mentalmente, lo que pueden conseguir en solo una semana con esta tortura”.

El Gobierno de España, presidido por Mariano Rajoy desde hace menos de un mes, aún no se ha puesto en contacto con los disidentes que residen en nuestro país. "Estamos expectantes, ya que en su etapa de oposición si nos hicieron caso", asegura Carceller, que apostilla que "una cosa es lo que se dice en la oposición y otra lo que se hace en el Gobierno".

Este viernes, la vicepresidenta primera del Gobierno, Soraya Saénz de Santamaría, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, ha manifestado el pesar del Ejecutivo "por este triste desenlace" y "su preocupación por la situación que afecta a los ciudadanos que expresan su disconformidad con las autoridades de la isla". El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, se pondrá en contacto con la familia de Villar, y ya ha mantenido conversaciones con el embajador de España en Cuba, Manuel Cacho, que le ha informado con más detalle de lo ocurrido con el disidente.

"Fariñas es un cadáver ambulante"

El cubano recuerda que “en lo que va de año 700 personas han sido detenidas” en Cuba, y que hay varios presos de conciencia en las prisiones del país, así como varios disidentes en huelga de hambre actualmente.

Uno de los que ya ha pasado por ese tipo de protesta es Guillermo Fariñas, que ha vuelto a ser detenido por las autoridades del país. Para Carceller, si Fariñas vuelve a optar por la huelga de hambre para protestar por su detención estaría jugando con su vida, ya que “es un cadáver ambulante. Es difícil recuperarse de algo así”. Sin embargo, afirma que el periodista y psicólogo “sabe que su vida ya tiene sus limitaciones", tras los cuatro meses de protesta que mantuvo.