Poppy, junto a su madre
Poppy, junto a su madre. POPPYBURGE.COM

Una madre, adicta a las operaciones estéticas, regaló por Navidad a su hija de 7 años un cheque por valor de 7.000 libras para gastar en una liposucción, informa la edición británica de The Huffington Post.

La pequeña Poppy Burge, que según el testimonio de su madre no paraba de hacer preguntas sobre dicha operación, no es la primera vez que recibe esta clase de regalos. Por su séptimo cumpleaños recibió, también de su madre, un cheque que valdrá por una operación de aumento de senos cuando cumpla 16 años (siempre y cuando lo necesite, matiza la madre).

Human Barbie, como es apodada Sarah, la madre de la pequeña, es una compulsiva cliente de las clínicas estéticas de Reino Unido, a cuyos cirujanos ha confiado su belleza a cambio de varios millones de libras.