Bob Anderson
Bob Anderson, empuñando una de sus herramientas de trabajo. EP

Star Wars, La princesa prometida, Los Tres Mosqueteros o la trilogía de El Señor de los Anillos... estas y otras muchas joyas del cine épico y de aventuras no hubieran sido lo mismo sin él. Bob Anderson, el maestro de esgrima que enseño a luchar con la espada a las estrellas de Hollywood, ha fallecido a los 89 años.

Anderson nació en 1922 en Gosport, al sur de Inglaterra, y pronto destacó en el manejo de la espada, de tal forma que llegó incluso a representar a Inglaterra en varias competiciones oficiales, entre ellas los Juegos Olímpicos de Helsinki. Fue entonces cuando le ficharon para entrenar a Errol Flynn de cara a su papel en El señor de Ballantry (1953).

Bob Anderson se convirtió en el maestro de esgrima de HollwoodA partir de ahí se convirtió en el maestro de esgrima de medio Hollywood -aunque nada tuvo que ver con la adaptación de la novela de Pérez Reverte que en 1992 firmó Pedro Olea, aunque sí en la posterior Alatriste- enseñó la ciencia de la lucha a espada a estrellas que van desde el propio Flynn a Antonio Banderas o Johnny Depp.

Fue él quien coreografío las luchas protagonizadas por míticos personajes como Aragorn, Íñigo Montoya, Jack Sparrow, El Zorro o Darth Vader. De hecho, en este último caso, en del villano de la primera trilogía de La Guerra de las Galaxias, llegó incluso a hacer algo más que dirigir los pasos del colosal, pero torpón, David Prowse.

El hombre que le cortó la mano a Luke

Al parecer Prowse no era muy bueno con la espada y Anderson no conseguía que quedaran bien logrados los movimientos. Ante la incapacidad del levantador de pesas, decidió ponerse el traje negro y el casco de Vader y hacerlo él mismo... aunque fuera con alzas ya que no llegaba a los casi dos metros de Prowse.

Pese a los 60 años y las estatura 'limitada' de Anderson la escena clave de lucha a espada -donde Vader le corta el brazo a Luke- quedó perfecta. El propio Mark Hamill, que interpretó a Luke Skywalker, confesó en una entrevista de 1983 que fue Bob Anderson contra quien luchó en esa escena.