Isern ha presidido el tradicional acto que se celebra en el marco de la Fiesta del Estendard, el 31 de diciembre, la cual conmemora la conquista de Mallorca por parte del Rey Jaume I hace casi 800 años.

El alcalde ha comenzado el discurso en catalán, si bien en torno a la mitad de la alocución ha pasado al castellano provocando abucheos y silbidos por parte de algunos ciudadanos que le han gritado que hablara en mallorquín, a los que se han sumado después otros.

Isern ha interrumpido por momentos el discurso y ha tratado de continuar, aunque finalmente ha pedido disculpas por no poder concluirlo ante tal reacción y ha señalado que sería bueno que la "tolerancia" estuviera más presente. "Me hubiera gustado haber podido acabar en catalán y castellano, como es Palma", ha apostillado el alcalde.

El portavoz del Ayuntamiento, Julio Martínez, ha subrayado en declaraciones a los medios que "siempre ha existido un interés por parte del nacionalismo y catalanismo de apropiarse de esta fiesta", la cual ha puntualizado que desde el consistorio entienden que es "de todos los ciudadanos".

En este sentido, ha remarcado que la intención de Isern era la de "llegar a todos" los ciudadanos de Palma y por ello, ha iniciado el discurso en mallorquín y lo quería acabar en castellano.

"Los partidos que dan cobertura a este nacionalismo catalanista vuelven a dar una muestra más de intolerancia y de rechazo al tema de la libertad", ha sentenciado el 'popular'.

"Hoy tiene que ser una fiesta para todos los ciudadanos de Palma, tanto para aquellos que elijan una lengua como para aquellos que elijan otra", ha incidido Martínez, quien ha lamentado la reacción de esta "minoría".

Preguntado acerca de si desde el Ayuntamiento creen que esta reacción ha partido de un grupo o partido en concreto, Martínez ha indicado que ellos creen que ha sido una "minoría" que "siempre" ha querido "hacer suya" la Fiesta del Estendard y "excluir a todos aquellos ciudadanos que no piensan como ellos".

La portavoz del Grupo Socialista del Ayuntamiento, Aina Calvo, ha considerado que hay "muchas maneras para expresar la discrepancia" y "muchos momentos", si bien ha remarcado que "en ningún caso nada puede justificar el impedir que se pueda pronunciar un discurso institucional".

"Se puede no aplaudir, se puede no silbar, se puede contestar, se puede criticar, estamos en un país libre y democráticamente podemos expresarlo de muchísimas formas, pero impedir hablar creo que no es la mejor de ellas, no lo comparto", ha insistido la exalcaldesa.

No obstante, ha señalado que esta reacción habría sido "fácil de evitar" si se hubiera pronunciado el discurso institucional en la lengua vehicular (el catalán), tal y como se ha realizado "siempre".

Preguntada acerca de la posibilidad de que esta reacción haya sido espontánea debido a las medidas que se están emprendiendo desde las instituciones relativas al catalán, Calvo ha apuntado que se están tomando decisiones que, "sin lugar a dudas, provocan necesidad de reacción".

"El Govern de las Islas Baleares está haciendo planteamientos que, sin lugar a dudas, son un retroceso en materia de consenso, que existía también impulsado por el PP, pero eso no puede justificar el que impidamos expresar las ideas, sean las que sean", ha recalcado la socialista.

Por su parte, el concejal del PSM-IV-ExM Antoni Verger ha afirmado que el alcalde "se ha equivocado" y ha asegurado que Isern está "generando un problema en la ciudad donde no lo había".

"Hoy es día 31, es la Diada de Mallorca, y hoy es importante hablar en mallorquín. Es que es así de claro, siempre se había hecho así, todos los alcaldes del PP hasta ahora lo habían hecho así y no entendemos este tipo de introducción de elementos de crispación que lo único que hacen es arruinar la fiesta", ha aseverado el nacionalista.

"El alcalde es el culpable de haber arruinado la fiesta y se ha equivocado gravemente hoy, el día de la Diada de Mallorca, no hablando en mallorquín", ha apostillado.