Trabajadores de Cádiz Electrónica, la filial de Visteon en la localidad gaditana de El Puerto de Santa María, han ofrecido este viernes a la Junta de Andalucía la "cesión libre" de la gestión de los activos de la empresa —que incluyen un terreno de unos 200.000 metros cuadrados de superficie— a cambio de que la Administración regional "se acuerde de ellos" en el futuro si alguna nueva empresa se interesa por dicha infraestructura.

Así lo han expuesto a Europa Press fuentes sindicales, quienes han precisado que esta propuesta se ha explicado en el marco de la reunión que tenían pendiente mantener con representantes de la Consejería de Economía, Innovación y Ciencia de la Junta de Andalucía, que se ha desarrollado finalmente este viernes por la tarde con la delegada provincial en Cádiz de dicho departamento del Gobierno andaluz, Angelines Ortiz.

De este modo, las mismas fuentes han explicado que la delegada "se ha comprometido a estudiar" dicha propuesta y a elaborar un informe sobre la misma que remitirá "a sus superiores", tras lo que tiene previsto dar una respuesta a la plantilla, que ésta espera conocer la semana que viene.

La propuesta de la plantilla de Cádiz Electrónica incluye, por tanto, la cesión libre de los activos de la empresa, que se materializan en un terreno de 200.000 metros cuadrados de superficie y en las infraestructuras con las que cuenta la propia compañía en el interior de dicha parcela.

A cambio de esa cesión, los trabajadores esperan que la Junta de Andalucía "se acuerde" de ellos en el futuro si alguna empresa se interesa por esos bienes y decide invertir en ellos.

Se trata de una propuesta de la que, según han señalado las fuentes consultadas, ya habían hablado con la Delegación de Empleo, si bien desde la Delegación de Innovación "no tenían conocimiento" de la misma.

Una semana de movilizaciones

Como se recordará, a lo largo de esta semana los trabajadores de esta empresa —inmersa en un conflicto que podría dejar en la calle a 450 empleados— han protagonizado distintas concentraciones, cortes de carreteras e incluso un encierro de 24 horas en el Centro Europeo de Empresas e Innovación Bahía Cádiz (CEEI Bahía Cádiz).

Justo este viernes, además, se cumplía el plazo que les dio la multinacional para aceptar las condiciones que planteaba para cerrar la fábrica portuense. Los empleados decidieron, mediante votación, rechazar las indemnizaciones que ofrecía para "seguir luchando por el empleo".

En concreto, Visteon ofreció a cada empleado una indemnización a razón de 40 días por año de servicio hasta un máximo de 1.260 días, siendo la mínima de 20.000 euros. La empresa ya advirtió en su día que si su propuesta no era aceptada tendría que plantear "un tipo de liquidación o concurso de acreedores".

Consulta aquí más noticias de Cádiz.