La Asociación de Afectados por los soplaos han recibido como "una baza a su favor" el hecho de que el Gobierno de Cantabria y el Ayuntamiento de Camargo "no prometan que van a plantear subvenciones" para ayudar a los afectados, ya que así "no podrán entretenernos y marearnos con eso, sino que deberán abrir nuevos caminos de ayuda que pueda llegar a ser efectiva".

La asociación ha pedido al Ayuntamiento su intervención y coordinación para que se dé la orden de realojo de los afectados desalojados en su día. En respuesta a esta petición, según relata la asociación en una información recogida por Europa Press, el Ayuntamiento ha solicitado informes a la CHC para que, de acuerdo a ellos, los técnicos municipales puedan valorar si firmar el realojo de las viviendas afectadas.

La Asociación de Afectados por los soplaos acaba de realizar elecciones tras la dimisión del presidente, Javier Ruiz. La nueva junta está formada por los mismos miembros pero en distintos puestos. El cambio será efectivo el 2 de enero, y a partir de esa fecha ejercerá como presidenta María Jesús Diego Bezanilla; como vicepresidente Javier Pintor San Martín; como secretaria Marta Cortázar Pastor, y como tesorera Marta Rubio de las Cuevas, mientras que el hasta ahora presidente, Javier Ruiz López, será vocal.

En su última asamblea ordinaria, la asociación analizó la situación actual de la problemática de los soplaos tras confirmarse recientemente en el Parlamento que Ayuntamiento y Gobierno regional no invertirán en las reparaciones de las viviendas afectadas, ya que, de acuerdo a la sentencia existente del Tribunal Supremo, consideran que es la administración estatal la que debe afrontarlas, tal y como está haciendo ya la Confederación Hidrográfica del Cantábrico (CHC), que de momento lleva invertidos del orden de cuatro millones de euros en actuaciones en el subsuelo para la consolidación de las viviendas afectadas.

Cese de la extracción

"Queda pendiente de saber quién asumirá la reparación de los daños superficiales", señala la asociación, que paralelamente ha solicitado a la Confederación Hidrográfica el cese de la extracción de agua de pozos, galerías y manantiales, incidiendo en la galería de Las Ranas, por los hundimientos a su alrededor, y en el manantial de El Collado por que el río baja seco.

También ha pedido a la CHC coordinación con el Ayuntamiento para el realojo de las viviendas desalojadas, y ha reclamando la reparación de los desperfectos causados por las obras de consolidación en Revilla, "ya que en Camargo parece que se está haciendo según lo acordado".

Por otro lado, en la asamblea se advirtió a los socios del "peligro de prescripción" de los daños en las viviendas si estos no aumentan, ya que el plazo para reclamar es de un año desde que se han producido. Por ello se aconsejó, si los daños han cesado, "ir pensando en la vía administrativa previa a la judicial, que da seis meses de plazo para tomar la decisión definitiva".

Según la asociación, este punto es especialmente importante para quienes tienen la vivienda ya cimentada, pues cabe pensar que ya no sufrirán más daños. De hecho, están pensando en buscar asesoramiento legal sobre los pasos que hay que dar y no descartan tampoco llevar el caso a la Fiscalía.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.