Dos de los acusados de agredir sexualmente a su amiga reconocen que tuvieron relaciones, pero consentidas

La víctima, que ecuatoriana como sus agresores, lo ha negado
Juicio Por Agresión Sexual
Juicio Por Agresión Sexual
EUROPA PRESS

Dos de los tres acusados de agredir a su amiga, LA.M.G y LH.S.C., han reconocido este miércoles que el día en el que sucedieron los hechos que se les imputan tuvieron relaciones sexuales con la supuesta víctima, pero han mantenido que fueron consentidas, algo que ella ha negado.

El tercero de los acusados, O.C.C., que no ha comparecido en el juicio celebrado en la Sección Tercera de la Audiencia Provincial por encontrarse en "paradero desconocido" y, al parecer, "fuera del país", aseguró en una declaración previa que quince días antes de la fecha en que supuestamente ocurrió la agresión mantuvo relaciones con la víctima "en un motel que pagó ella".

Por su parte, LA.M.G. ha explicado que en la fecha que sucedieron los hechos —entre la tarde noche del 29 de julio de 2008 y la mañana siguiente— mantuvo relaciones sexuales con la supuesta víctima aproximadamente a las 8.30 horas del día 30, tras haber pasado la noche bebiendo con ella y con dos amigos, todos ecuatorianos, en una furgoneta en el faro de Mataleñas.

Hasta este miércoles, día del juicio, este acusado no había admitido haber tenido relaciones sexuales con la víctima porque —ha dicho— "tenía miedo" tras haber sido denunciado por la chica de agresión sexual.

Según su versión, la tarde-noche del 29 de julio pasó a recoger a la víctima en la furgoneta que usaba para hacer reparto de material farmacéutico; compraron whisky y, posteriormente, pasaron a buscar a O.C.C y se dirigieron al faro de Mataleñas a beber.

Tras hablar por teléfono con el tercer acusado, éste se acercó también al lugar donde estaba el resto y estuvo bebiendo con ellos, sin que -ha dicho— él ni ninguno de sus otros dos amigos mantuvieran relaciones sexuales con la chica, si bien ha reconocido que en un determinado momento vio "besos y abrazos" con LH.S.C.

Según ha relatado, entre las dos y las tres de la mañana se quedó dormido en la furgoneta en el asiento del conductor, al lado de la víctima, que ocupaba el puesto del copiloto, y se despertó en torno a las seis cuando le sonó la alarma que había puesto porque tenía que hacer el reparto de 19 cajas que, según ha dicho, llenaban la parte de atrás del vehículo.

Ha explicado que, cuando se despertó, sus dos amigos ya se habían ido pero la chica seguía durmiendo, con lo que se fue a hacer el reparto con ella en la furgoneta. Según ha relatado, cuando acabó, hacia las 8.30 horas, ella se despertó y fue ese el momento en el que mantuvieron la relación sexual, versión que ha negado la víctima.

El otro acusado que ha declarado, LH.S.C,, ha explicado que horas antes, durante la noche mantuvo "tocamientos" que la víctima inició sin que él se negara, llegando a eyacular. Sin embargo, ha negado que hubiera penetración y ha asegurado que después de eso se marchó a su casa y llevó a OL.C.C. a la suya, con lo que LA.M.G. y la chica se quedaron solos. Además, en el juicio, ha explicado que, tiempo atrás, habían mantenido una relación sexual con la víctima.

El tercer acusado en declaraciones, ha asegurado que estuvo bebiendo en el faro de Mataleñas, que estaba "tomado" y no recuerda haber visto nada ni cómo llegó a casa.

"sintió que le había pasado algo"

Por su parte, la víctima ha negado que hubiera tenido ninguna relación sexual consentida con ninguno de los tres acusados —ni previamente ni en el día que se produjeron los hechos—, si bien ha señalado que, tiempo atrás, dos de los acusados, LA.M.G y LH.S.C, le insinuaron que querían estar con ella pero se negó.

Según su versión, cuando estaban bebiendo en el vehículo estacionado del faro de Mataleñas, en un momento dado LA.M.G. "empezó a tocarle la pierna" y ella le dijo que estuviese "tranquilo" y le pidió que se negara a casa, algo a lo que se negó, aludiendo a que más tarde se iban a marchar todos a la vez.

Ella, que ha reconocido estar "mareada" por la bebida, ha señalado que en ese momento salió del vehículo porque quería ir a orinar pero LA.M.G insistía en llevarla a la parte de atrás y comenzó un "forcejeo" para dirigirla allí.

Según ha relatado, la chica pidió de nuevo que la llevaran a casa y le advirtió que "como le llegara a pasar algo, les iba a denunciar" pero —ha dicho— LA.M.G la agarró de los brazos y la llevó a la parte de atrás, momento en el que ella se cayó hacia atrá y se dio un golpe en la cabeza y, una vez allí quedó aturdida, perdió el conocimiento y no recuerda nada más de lo que pasó.

La supuesta víctima de la agresión ha explicado que mientras LA.M.G. la metía en la parte de atrás del coche, los otros dos acusados "se quedaron mirando y no hicieron nada". "Yo no sé si lo tenían planeado", ha añadido.

Además, ha señalado que, antes de que se iniciara el "forcejeo" con LA.M.G para meterla en la parte de atrás del vehículo escuchó a éste como le decía a O.C.C. "ya está tomada, vamos a llevarla a la parte de atrás", lo que le hizo tener "el sentimiento de que le iban a hacer algo".

Según su versión, se despertó a las 12.00 horas del día siguiente en la parte de atrás de la furgoneta, que estaba estacionada en la calle Isaac Peral de Santander, tapada con una manta y, en ese momento, LA.M.G. —el único que se encontraba allí— abrió la puerta.

Cuando ella se fue a levantar, ha explicado que "no podía" porque le dolía el cuerpo. Posteriormente, cuando llegó a casa, se duchó y cuando fue al baño sentía "que le quemaba" en sus partes íntimas, "como si tuviera una herida".

Ante esos síntomos, ha señalado que "sintió como que había pasado algo" cuando estuvo con sus amigos, "se puso nerviosa" y llamó a L.A.M., quedó con él y le pidió que le dijera "la verdad" de lo que había ocurrido. "Quería saber que me había pasado", ha dicho.

Ha explicado a la Sala que se enteró de que habían abusado de ella cuando, tras negarse LA.M.G. a contarle lo que había pasado, acudió a la Policía y posteriormente fue examinada por los médicos.

Cuando despertó, su amigo se encontraba con ella en el vehículo. La joven notó entonces sangre en la zona genital, fuertes dolores vaginales y en las piernas, y tenía la ropa manchada de sangre. Como consecuencia de la agresión sexual, con penetración y eyaculación de los tres acusados, la joven sufrió diversas lesiones, quedándole como secuela un cuadro ansioso depresivo leve, según información judicial recogida por Europa Press.

En el juicio, han declarado varios médicos forenses que examinaron a la víctima tras la denunciam un psicólogo, y los médicos del Instituto de Nacional de Toxicología que analizaron la ropa de la víctima.

Los médicos forenses han ratificado la existencia de "lesiones genitales y extragenitales" en la víctima, compatibles con un "coito violento", y varios hematomas en el brazo y en la pierna, que revelan que hubo una "sujección enérgica".

Por su parte, los peritos del INT han confirmado los informes que remitieron, en los que se asegura que en la camiseta y en la braga que llevaba la víctima hay semen de "al menos tres personas", "compatibles" con las muestras de los sospechosos que se han analizado. También analizaron un hisopo (utensilio en el que se había recogido muestras vaginales de la víctima) en el que no se detectaron restos de ADN.

Además, los peritos han detectado en la víctima la existencia de un síndrome ansioso depresivo que se mantiene como secuela de los hechos, dificultades en las relaciones sexuales y sentimiento de culpa.

Tras lo expuesto en el juicio, todas las partes han mantenido sus peticiones: El Fiscal pide 14 años de prisión, por un delito de agresión sexual, para cada uno de los tres jóvenes, una indemnización para la víctima de 17.000 euros y una orden de alejamiento a 300 metros durante 16 años. La acusación particular solicita 15 años de cárcel una indemnización de 44.000 euros y el alejamiento a 500 metros durante 20 años.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento