Los padres deben implicarse más en la educación de sus hijos, según un proyecto europeo

  • Un observatorio europeo analizará la participación de los padres en la educación.
  • Los centros deben favorecer la participación real y efectiva de los padres, además de escuchar y tomar decisiones contando con la opinión de los padres.
  • Un padre pierde su autoridad en el colegio de sus hijos y genera desconfianza en el profesorado cuando se limita a exigir responsabilidades a los docentes.
Padres e hijos.
Padres e hijos.

Un observatorio europeo analizará la participación de los padres en el sistema educativo y permitirá evaluar periódicamente las políticas educativas en esta materia, lo que ayudará a que los gobiernos puedan gestionar del mejor modo posible estos aspectos.

La puesta en marcha de este observatorio, lo que se prevé a partir del próximo día 16, es una de las recomendaciones del proyecto europeo Indicadores de Participación de los Padres en la Enseñanza obligatoria (IPPE), en el que han participado siete instituciones europeas y dos regiones asociadas y en el que la representación española la ostenta la Universidad de La Rioja (UR).

La catedrática de Derecho y responsable de la Cátedra Unesco Ciudadanía Democrática y Libertad Cultural de la UR, Ana Vega, coordinadora de este proyecto por parte de España, ha indicado que este observatorio será un dispositivo de supervisión y evaluación de las políticas públicas en el ámbito de la participación de los padres.

Los objetivos principales de esta herramienta son "informar para concienciar e impulsar intervenciones encaminadas a mejorar la calidad de la educación a través de la promoción de la participación", ha aseverado. "El observatorio busca facilitar a la administración y a las asociaciones de padres el seguimiento de las políticas de participación educativa", explica Vega.

Ha añadido que el IPPE, que se inició en 2007 y cuyas conclusiones se expondrán en una jornada prevista en Madrid este viernes, día 16, tiene como fin paliar la falta de indicaciones de participación de los padres en la enseñanza obligatoria.

Los socios del proyecto, procedentes de España, Italia, Portugal, Rumanía, Reino Unido y Suiza, han desarrollado unos indicadores desde un enfoque basado en derechos y que permiten valorar la calidad de los sistemas educativos a través de la participación de todas las partes implicadas, sobre todo de los padres, ha dicho.

También se ha referido a que los padres deben implicarse más y mejor en la educación de sus hijos, ya que no lo hacen, en ocasiones, por su pasividad y, en otras, por su desacierto en el modo en el que quieren participar.

Vega ha puntualizado que "no se trata de cambiar los papeles y las responsabilidades que corresponden a cada uno de los miembros de la comunidad educativa", porque cada uno tiene el suyo y todos son complementarios. Cree que un padre pierde su autoridad en el colegio de sus hijos y genera recelo y desconfianza en el profesorado cuando se limita a exigir responsabilidades a los docentes y a querer asumir competencias que no son suyas.

Los centros, ha afirmado, deben favorecer la participación real y efectiva de los padres, además de escuchar y tomar decisiones contando con la opinión de los padres. Vega ha abogado para que padres, profesores y directivos de centros se tomen en serio la participación porque de ella depende la calidad de la educación.

Los resultados de este proyecto se debatirán este viernes, en Madrid, con la participación de expertos en la materia, como el secretario del Comité Director de Educación del Consejo de Europa, Villano Qiriazi, y el relator especial de las Naciones Unidas sobre el derecho a la educación, Kishore Singh.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento