Los sindicatos de Banco de Valencia confían en que la intervención de la entidad por parte del Banco de España "no implique despidos ni cierre de oficinas". "Esperamos que el Banco de España opte por inyectarle capital, sanearlo y ponerlo en venta y que, hasta que decida qué va a hacer con él, no haya ningún problema con el empleo ni cierres de oficinas", ha señalado a Europa Press la representante de UGT-PV y trabajadora de la entidad, Regina Bofill.

Después de conocer la noticia a través de los medios de comunicación, el sindicato ha decidido convocar una reunión para este martes a las 8.00 horas en la sede del Banco de Valencia a la que asistirán el resto de sus delegados de toda España.

Bofill ha reconocido que "en este momento, es muy difícil saber qué va a ocurrir con la entidad", aunque espera que, tal y como les aseguraron cuando se trabajaba en una ampliación de capital, ese proceso "no afecte a la plantilla ni a la red de oficinas".

En cualquier caso, ha ratificado que su objetivo es "defender los puestos de trabajo" de los empleados del banco y ha defendido que "la plantilla no está sobredimensionada y, por lo tanto, no tendría que haber problemas de exceso de plantilla". "Pero claro, el Banco de Valencia ya no es la entidad histórica conocida por todos en la Comunitat Valenciana", ha lamentado.

"elimina muchas incertidumbres"

Por su parte, el secretario general de CCOO-PV en la entidad, José María Puchades, ha manifestado que si bien la intervención del Banco de España les ha "sorprendido un poco por su rapidez", desde el punto de vista financiero, esa decisión "elimina muchas incertidumbres porque el propio Banco de España ya dice que el banco está para recapitalizar y garantizar los depósitos de los clientes".

En declaraciones a Europa Press, Puchades ha confiado en que esa intervención no afecte a los trabajadores y oficinas. "Creemos que la idea es recapitalizar y sanear el banco, pero sin adoptar ninguna medida de carácter estructural que pueda afectar a la plantilla o a las oficinas antes de saber a quién lo venderán", ha dicho.

Puchades ha recalcado que la prioridad del sindicato es el mantenimiento del empleo y, como tal, su objetivo es que "esta situación se resuelva como se ha hecho tradicionalmente en el sector, a base de acuerdos de voluntariedad y de intentar que las hipotéticas reestructuraciones de plantilla sean lo menos traumáticas posible".

Cierre de oficinas "pequeño" y sin despidos

Según ha explicado, en los últimos años "se ha producido un cierre de oficinas muy controlado y pequeño", que sólo ha afectado a las sucursales que se abrieron en la época de expansión y vieron frustradas sus expectativas de negocio por la crisis. De hecho, ha subrayado que ese proceso se hizo "sin extinciones de contratos, ya que todos los trabajadores han sido recolocados en otras oficinas".

Desde CCOO-PV tienen intención de solicitar una entrevista a las personas designadas por el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) "lo antes posible" para conocer el alcance de la situación de Banco de Valencia y enviarán una comunicación por correo electrónico a los 2.028 empleados del banco.

Consulta aquí más noticias de Valencia.