La actriz de la televisión mejor pagada del mundo, Eva Longoria, ha concedido una entrevista íntima a la revista Vanity Fair en la que, por primera vez, hace referencia a su relación sentimental con el hermano de Penélope Cruz, Eduardo.

"He tenido mucha suerte de encontrar a Edu", confiesa.

No estoy ni enfadada ni resentida con Tony Parker Según la artista, en Cruz ha encontrado el gran apoyo que necesitaba para recuperarse de su reciente divorcio de Tony Parker. Tanto es así que Longoria asegura que no se siente "ni enfadada ni resentida" con su exmarido y que la infidelidad de este la ha hecho "más fuerte".

Longoria presentó hace justamente un año  una solicitud de divorcio de Parker, unos meses después de que varios medios publicaran que el deportista la había engañado con la mujer de otro baloncestista. Según su amigo Mario Casas, Longoria estaba destrozada, pero no estaba excesivamente preocupado por ella: "Es fuerte, se repondrá".

Solo tres meses después, unos fotográfos captaban una imagen de la 'mujer desesperada' protagonizando un tórrido beso con el hermano de Penélope Cruz, de 25 años.  "Él está en la casa de la actriz tres de cada cuatro noches. Aparece y se va por la mañaña", indicaba una fuente a la revista OK! Sin embargo, hasta ahora, y pese a que numerosas fotografías revelaban que ambos vivían un romance, los protagonistas no se habían decidido a confirmarlo en público.

En la entrevista que ha concedido a Vanity Fair y que saldrá publicada en el número de diciembre, Longoria también indica que nunca ha dudado de su talento: "Sé cómo ganarme la vida. Soy una gitana", afirma. Asimismo, trata de desarmar la imagen de 'pija' que algunos le atribuyen: "Los dos bolsos Birkin que tengo son regalos. ¡Jamás me gastaría 12.000 dólares en un bolso!".

Además de haber encontrado un nuevo amor, Longoria comienza una nueva etapa: en 2012, tras ocho años como 'mujer desesperada', se despide del personaje de Gabrielle Solís que le ha hecho célebre internacionalmente y pondrá rumbo a una nueva vida profesional.