La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha acordado suspender cautelarmente, con efectos inmediatos, la negociación de Banco de Valencia.

En concreto, el supervisor bursátil indicó que suspende en las Bolsas de Valores y en el Sistema de Interconexión Bursátil las acciones y otros valores de la entidad valenciana que pudieran dar derecho a su suscripción, adquisición o venta, así como en el AIAF, Mercado de Renta Fija, de sus emisiones de renta fija, por concurrir circunstancias que pudieran perturbar el normal desarrollo de las operaciones sobre estos valores.

El pasado 7 de noviembre la entidad, filial de Banco Financiero y de Ahorros (BFA), matriz de Bankia, confirmó que contaba con necesidades de capital y anunció que podría ampliar capital por hasta 60 millones de euros, si bien reconocía que esta cantidad podría resultar insuficiente para cubrir sus necesidades.

El Banco de España había realizado una inspección a Banco de Valencia, cuyo resultado la entidad valenciana estaba a la espera de conocer. La entidad registra una elevada exposición al sector inmobiliario y podría requerir una recapitalización por importe de entre 600 y 800 millones de euros.

El Gobierno contemplaba la posibilidad de que el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) aportara capital al Banco de Valencia si la intervención del BFA era insuficiente para cubrir la deficiencia de fondos detectada por la inspección del Banco de España.

Al mismo tiempo, el banco de inversión Lazard sondeaba el interés comprador por el Banco de Valencia en el sistema financiero español, operación que permitiría a BFA desprenderse de una participación que considera meramente financiera.

De producirse la actuación del Banco de España, sería la cuarta entidad intervenida, tras Caja Castilla-La Mancha, Cajasur y la Caja de Ahorros Mediterráneo (CAM).

Además, el Banco de Valencia había solicitado a la CNMV un aplazamiento para presentar las cuentas correspondientes al tercer trimestre del ejercicio 2011 debido a que estaba elaborando un plan financiero y prevé incluirlo en dichas cuentas.

La entidad justificó esta petición al supervisor en que trabajaba en una ampliación de capital para fortalecer su solvencia, y quería trasladar su diagnóstico de la situación a las cuentas de los nueve primeros meses del ejercicio.

El Banco de Valencia también ha sufrido cambios en su cúpula directiva, ya que José Luis Olivas, actual vicepresidente de BFA y vicepresidente de las participadas de Bankia, abandonó recientemente la presidencia de la entidad, ahora pilotada por Aurelio Izquierdo.

Consulta aquí más noticias de Valencia.