El Grupo de Menores de la Policía Nacional detuvo en la madrugada de este domingo, pasadas las 00,30 horas, a un menor de 15 años de nacionalidad marroquí de un centro de acogida para menores no acompañados que llegan a España por presuntamente haber arrojado un paraguas contra uno de los asistentes del árbitro en el partido que este domingo disputaron en el Estadio de los Cármenes el Granada CF y el Mallorca, que fue suspendido en el minuto 64 tras el incidente.

Según han informado a Europa Press fuentes policiales, el adolescente abandonó el estadio cuando lanzó el paraguas, que impactó en la cara del asistente Xavi Aguilar causándole una herida que comenzó a sangrar, si bien su tutor del centro en el que permanece y otro menor marroquí de 17 años colaboraron con la Policía y le facilitaron su identidad, lo que llevó a su arresto poco después en las cercanías del propio centro de menores.

Por otra parte, el asistente fue trasladado para que fuera atendida de sus heridas al Hospital de Traumatología de Granada.

El Grupo de Menores (Grume), que se encarga de las diligencias de este asunto, podría ponerlo a disposición de la Fiscalía de Menores en las próximas horas por un posible delito de desórdenes públicos y otro de lesiones.

La Policía atribuye lo ocurrido a un "incidente aislado" que no está relacionado con la afición ni con un sector más radical de los seguidores granadinistas, la 'Sección Kolokón', como en un principio se sospechaba, ya que el paraguas arrojado procedía de una zona muy cercana de donde estos aficionados se sitúan.

El partido, que fue suspendido cuando el Granada CF, concretamente el portugués Carlos Martins —que la semana pasada saltó a los medios de comunicación por la grave enfermedad de su hijo— acababa de marcar su segundo gol, lo que dejaba el encuentro en el 2-1, se tendrá que reanudar ahora por decisión del Comité de Competición, una vez que fije la sanción correspondiente.

Consulta aquí más noticias de Granada.