La fiscalía solicita para el hombre, R.R.A, de 37 años, una pena de dos años y cuatro meses de prisión así como el pago de una multa de 2.700 euros por darse a la fuga con su vehículo y desobedecer las ordenes de la Policía. Uno de los agentes sufrió lesiones al intentar detener el coche, según ha informado la fiscalía. El juicio se celebrará este lunes a las 10.00 horas en el Penal 2 de Oviedo.

Los hechos sucedieron el 9 de noviembre de 2009, a las 0.05 horas, cuando una patrulla del Cuerpo Nacional de Policía le pidió al acusado que detuviese el vehículo tras mostrar síntomas de embriaguez en el cruce de la Avenida de Galicia con la calle Hermanos Pidal.

Una vez que el conductor se situó en el margen derecho de la calle y observó que los agentes se bajaron del coche patrulla, arrancó el vehículo con intención de irse. En ese instante uno de los agentes introdujo parte de su cuerpo por la ventanilla del conductor para intentar apagarlo, arrastrando el acusado al agente unos ocho o diez metros por la calzada.

Una vez que logró huir se dirigió con su vehículo por las calles Arturo Álvarez-Buylla, Guillermo Estrada y Álvaro Flórez Estrada donde, a la altura del número 22, se dirigió a la parte posterior del edificio con la intención de entrar en el garaje donde los agentes lograron interceptarle y tras un forcejeo consiguieron sacarle del vehículo y proceder a su detención.

El conductor dio positivo en el test de alcoholemia, 0,92 miligramos de alcohol por litro de aire espirado al cabo de una hora y 44 minutos de su detención y 0,94 miligramos 19 minutos más tarde.

Además de la pena de prisión y de multa, la fiscalía impone al acusado que abone una indemnización al agente del Cuerpo Nacional de Policía por importe de 900 euros por las lesiones sufridas y en 600 por las secuelas.

Consulta aquí más noticias de Asturias.