'NYC Skyline with Hats'
Norman Parkinson fue el primero en utilizar luz natural para las fotos de moda © Norman Parkinson Ltd, Courtesy Norman Parkinson Archive

El fotógrafo inglés Norman Parkinson (1913-1990), que revolucionó los reportajes de moda al sacarlos de los estudios y llevarlos al dinamismo de las calles, decía que el éxito de su trabajo estaba basado en su admiración por las mujeres. No esperen la típica cita sobre la belleza, Parkinson no era de esos. "Son más valientes, trabajadoras, honestas y directas que los hombres", afirmaba.

Las modelos a las que retrató para las revistas más chic (Harper's Bazaar, Vogue) asentían: Parkinson las escuchaba con respeto, las trataba como a "seres superiores". Una de ellas, Iman, declaró tras la muerte del padrino del glamour, como le llamaban: "La fotografía es un proceso de colaboración, como el baile, y Norman Parkinson era Fred Astaire".

Luz natural y dinamismo

Durante varias décadas del siglo XX, sobre todo desde finales de los años cuarenta hasta principios de los setenta, fue el gran referente de las fotos de moda. Inició un estilo, el action realism (realismo de la acción), que desarrollaron varias generaciones y todavía hoy permanece en boga. Se basaba en el uso de la luz natural y el movimiento para eliminar artificiosidad al género.

La galería Vassie de Amsterdam expone desde este sábado una antología de Parkinson, The Godfather of British Fashion Photography – The Glamour Years (El padrino de la fotografía británica de moda. Los años del glamour). Parece mentira, pero es la primera vez que la obra del maestro inglés es mostrada en una exhición en Holanda.

Nacido en Londres y educado en la prestigiosa Westminster School, empezó en 1931 como aprendiz de los fotógrafos reales, Speaight and Sons. Tres años más tarde abrió su primer estudio y en 1934 recibió los primeros encargos importantes.

Tras la II Guerra Mundial -en la que sirvió como fotógrafo de reconocimiento de la aviación británica- se convirtió en el más cotizado de los profesionales del Reino Unido y en uno de los más famosos del mundo. En 1937 se casó con la modelo Wenda Rogerson, que sería una de sus grandes musas. Desde 1963 hasta su muerte residió en Tobago, en el Caribe, pero regresaba con frecuencia a Londres.

En las fotos de antes las mujeres tienen las rodillas atornilladas La grandeza de Parkinson fue dar vida a las hasta entonces envaradas fotos de moda ("las mujeres tienen las rodillas atornilladas", dijo en una ocasión criticando al clásico Cecil Beaton. El acercamiento de Parkinson a sus modelos era siempre fresco e inesperado, jugaba con los errores y le gustaba improvisar.

Algunas de sus fotos tienen la calidad del periodismo y la metáfora. La pareja que corre feliz hacia la cámara con el skyline de Nueva York resume la felicidad y el optimismo de los años cincuenta.

También hizo retratos a actrices y actores, entre ellos Audrey Hepburn, Montgomery Clift, Ava Gardner, Vivien Leigh, Rachel Welch y Jean Seberg y no se negó a trabajar para el pop: en 1975 retrató a la modelo Jerry Hall como una sirena para la portada del disco Siren, de Roxy Music.