Los padres de Marta del Castillo
Los padres de Marta del Castillo. EP

Una testigo ha señalado este lunes que el día 24 de enero de 2009, cuando se produjo la desaparición de la joven Marta del Castillo, estuvo con el acusado Samuel Benítez, su exnovia y otra serie de amigos en Montequinto, y ha dicho que le llamó la atención que Samuel "estaba constantemente pendiente del teléfono móvil".

Durante la novena sesión del juicio que se sigue en la Audiencia Provincial de Sevilla por la desaparición y presunto asesinato de la joven, esta testigo, que ha declarado protegida por una mampara, ha señalado que, tras estar en un cumpleaños en Condequinto hasta las 19,15 horas del día 24 de enero, se marcharon a cenar y, sobre las 23,00 horas, se marcharon a un pub. Ha precisado que entre que concluyó el cumpleaños y fueron a cenar no vio a Samuel.

Una vez en el pub, Samuel "recibió unas cinco llamadas" y salió del pub "para hablar, unos cinco o diez minutos cada vez", lo que le llamó la atención. "No paraba con el móvil, ni cenando ni en el pub, estuvo continuamente mirando el teléfono", ha señalado esta testigo, quien también ha destacado que Samuel "no llevaba dinero, únicamente el dinero justo para coger el autobús". Así, no vio que el acusado empleara ese día un coche.

Los padres de Marta, insatisfechos

Los padres de la joven sevillana Marta del Castillo, cuya desaparición y presunto asesinato se enjuicia en estos días, han admitido que no se encuentran satisfechos con el transcurso del procedimiento, cuya novena sesión tendrá lugar este lunes, ya que consideran que el caso está "cada día más enredado" al existir una gran cantidad de "versiones" y "contradicciones".

En declaraciones a los periodistas, Antonio del Castillo ha deseado, respecto a las declaraciones programadas, que "cada uno diga la verdad, como siempre digo, y que nadie tenga que encubrir a nadie". "Que digan dónde estuvieron y las horas correctas, no esperamos más que eso", ha subrayado.

El único que se autoinculpa es Miguel, con un simple golpe con el cenicero Sobre las testificales ya vertidas en el juicio por un amigo del acusado Samuel Benítez, Del Castillo ha recordado que "lo único que dice es sólo que pasaba por allí y los vio, no pudo concretar la hora, y aportar no aportó nada". Asimismo, ha expresado sus esperanzas de que la declaración de la que fuera pareja de Samuel, Estefanía Ruiz, "aclare un poco las cosas, pues ahora mismo está todo un poco enredado, y no hemos llegado a la versión de la violación".

"Samuel tiene horas sueltas en los que nadie lo ve, lo que no sabemos es dónde está, todos pensamos que está en Sevilla pero hay que demostrarlo en la sala con los horarios, los testigos y el posicionamiento de los teléfonos", ha asegurado el padre de Marta, que también ha apuntado a la existencia de cámaras en la urbanización de la exmujer de Francisco Javier Delgado --hermano del principal acusado, Miguel Carcaño--, donde éste aseveró haber pasado una franja de tiempo que Del Castillo reduce a "un cuarto de hora o veinte minutos".

"Desesperanza" ante el juicio

También ha lamentado que ninguno reconociera estar en el piso de León XIII donde ocurrieron los hechos. "El único que se autoinculpa es Miguel, con un simple golpe con el cenicero, que es lo más favorable para él", ha indicado. Por otro lado, ha incidido en que según las declaraciones de la menor de Camas, el 'Cuco' y el propio Carcaño, Francisco Javier Delgado se sitúa en el piso el día del suceso, ya que "el único que no lo menciona es Samuel".

Por su parte, la madre de la joven, Eva Casanueva, ve con "desesperanza" el juicio, porque "ninguno de ellos dice dónde está el cuerpo de mi hija". "Lo más duro y triste es que a estas alturas una persona inculpada mienta diciendo que no sabe dónde está el cuerpo", ha lamentado, para añadir que "unos se culpan a otros, pero mi hija no se volatiliza, la sacaron entre más de uno y más de dos". "Quiero que se aclare dónde está Marta", ha apostil

Consulta aquí más noticias de Sevilla.