El director de Proyectos Sociales de la Fundación Tomillo, Luis María López-Aranguren, ha afirmado este miércoles en la capital cordobesa, durante su intervención en Innova Córdoba Social, el I Congreso Internacional para la Innovación Social, que en la intervención con excluidos "no se trata solo de que tengan trabajo, sino de que recuperen su ciudadanía".

López-Aranguren, que ha abierto la segunda jornada del citado congreso, que organiza la Fundación CajaSur, ha explicado en su ponencia sobre 'La innovación social en los procesos de inclusión' que, precisamente, la innovación social consiste en que el necesitado, el excluido, "recupere su dignidad social y su proyecto personal".

En este sentido, el responsable de la citada fundación madrileña, que es una entidad privada sin ánimo de lucro, no confesional e independiente, que nace en 1983 con el propósito de contribuir a la mejora social y al desarrollo de la persona, ha señalado que "la exclusión es un proceso multicasual, que se caracteriza por la ruptura progresiva de vínculos sociales", que llevan a la soledad y al alejamiento de los demás y de la sociedad en general.

"La inclusión —ha proseguido— es el proceso contrario, que trabaja las causas de exclusión y que rescata y fortalece vínculos" positivos, para evitar recaídas, ya que "no sirve de nada recuperar a chavales" que no van al colegio o el instituto "si no hay segunda parte", es decir, "cuando se monta un proyecto", ya sea para ex presidiarios, inmigrantes, jóvenes tutelados o parados de larga duración, "se necesita tener claro cómo continuará el proceso de inclusión, mediante la recuperación de vínculos", que ligan a los afectados con la sociedad.

En este campo es en el que trabaja la Fundación Tomillo, que cuenta con un equipo de 487 personas y desarrolla programas dirigidos a la infancia, adolescencia y familia, así como a la formación y la orientación sociolaboral. Además, dispone de un Centro de Estudios Económicos (CEET), realiza asesoría de proyectos sociales, imparte formación especializada y promueve empleo a través de entidades de inserción.

López-Aranguren, además de director de Proyectos Sociales en la Fundación Tomillo, es doctor en Pedagogía, trabaja en la educación en contextos de marginalización y en formación y empleo de colectivos en riesgo, y lleva desarrollando su actividad en la Fundación Tomillo desde 1988.

Consulta aquí más noticias de Córdoba.