Un sindicalista murió este jueves de un paro cardíaco en una clínica de Atenas, a donde había sido trasladado tras ser golpeado por una piedra durante los enfrentamientos con la policía en una manifestación contra las últimas medidas de austeridad del Gobierno griego, según informó la emisora "Skai".

Según las primeras informaciones, el fallecido tenía 43 años y trabajaba en el sector de la construcción. Familiares del muerto declararon a "Skai" que durante los enfrentamientos entre elementos radicales y manifestantes del partido Comunista de Grecia (KKE) frente al Parlamento una pierda le cayó en la cabeza.

Además, más de 40 personas han resultado heridas hasta ahora en estos violentos enfrentamientos, provocados por grupos de manifestantes radicales que se enfrentan a los agentes de la policía.

La policía indicó que todavía no podía informar si tenia heridos entre sus filas La policía indicó que todavía no podía informar si tenia heridos entre sus filas, tras los 20 agentes heridos en los disturbios de este miércoles. Pese a que las autoridades no lo han confirmado oficialmente, la prensa informa de al menos cinco detenciones.

Las imágenes transmitidas por las televisiones helénicas mostraron como un grupo de manifestantes del partido Comunista de Grecia (KKE) que estaba frente al Parlamento protegiendo a los manifestantes, fue atacado por unos radicales con piedras y bombas incendiarias.

La policía intervino sólo cuando los enfrentamientos entre los dos grupos, que sumaban más de 500 personas, se volvieron violentos y los dispersó con gases lacrimógenos. El médico ateniense Stavros Felgas aseguró en declaraciones al canal privado "Skai" que ha atendido al menos a 30 personas en la plaza Sintagma.

Los manifestantes se volvieron violentos y la Policía los dispersó con gases lacrimógenos Debido a la muchedumbre en la plaza, las ambulancias están teniendo problemas para abrirse el paso y llegar a recoger a los heridos de los enfrentamientos. Una vez que las fuerzas del orden han restablecido la calma, ahuyentando a los perturbadores desde los entornos al Parlamento, grupos de manifestantes pacíficos han vuelto a protestar en frente del Parlamento con pancartas que llevan lemas como "traidores" o "que se vaya el FMI".

Por segundo día, las calles céntricas de Atenas están llenas de contenedores de basura quemados, vitrinas rotas de tiendas, baldosas y piedras esparcidas.

Cientos de manifestantes siguen ante el Parlamento a la espera de que se lleve a cabo la votación para adoptar el proyecto de ley que traerá más despidos, aumentos de impuestos y reducción de salarios y pensiones con el objetivo de reducir el déficit que ha llevado a Grecia a depender de ayudas externas.