El Juzgado de lo Social nº2 de Logroño ha dado la razón a la Unión Sindical Obrera (USO) para eliminar de los resultados electorales a los delegados sindicales de empresas cerradas y que por tanto no tienen trabajadores en plantilla. Se trata, en opinión de USO, "algo que la correspondiente Administración debería hacer de oficio para asegurar que la certificación emitida se ajusta a la realidad".

Según un comunicado de USO, las oficinas públicas "se negaron a realizar" estos cambios, "ni aceptar la petición formulada por el sindicato de que lo hiciese". Por ello, "USO interpuso en la Rioja una demanda para que se anulasen del cómputo electoral los delegados correspondientes a las empresas que han cerrado". Se trata de un largo proceso que se inició en diciembre de 2009.

La sentencia indica que "una de las finalidades de la comunicación y publicidad es proporcionar a la Oficina Electoral datos necesarios para establecer el nivel de representatividad de los distintos sindicatos, que de no ser aceptada, resultaría distorsionada y no ajustada a la realidad".

"En el ámbito pura y estrictamente sindical, el cumplimiento de la indicada obligación legal tiene una clara incidencia y repercusión en la determinación del nivel de implantación o representatividad de las organizaciones sindicales", continúa la sentencia. "Dicha circunstancia incide de manera directa en el grado de representatividad sindical y como corolario de ello en sus facultades de participación institucional y de acción sindical".

Para la USO esta sentencia "es un paso más en la transparencia y computó real de los delegados obtenidos en las elecciones sindicales".

Consulta aquí más noticias de La Rioja.