Empleo
Una trabajadora ante su ordenador.

La inversión en formación de las grandes empresas españolas en 2010 ascendió a 885 millones de euros (el 5% más que en 2009), mientras que en las administraciones públicas bajó un 3%, hasta los 281 millones, según el panel El estado del arte de la Formación en España de la Fundación Élogos.

De acuerdo con el estudio, la disminución de la inversión en las administraciones públicas se debió a la crisis y a los recortes económicos introducidos para reducir el déficit público.

El presupuesto de los agentes económicos y sociales ascendió a 857 millones, el 5% más que en 2009El presupuesto de los agentes económicos y sociales ascendió a 857 millones, el 5% más que en 2009.

Otro dato que se destaca en el estudio es la inversión anual media por trabajador formado: en el caso de las grandes empresas ascendió a 350 euros (frente a los 354 de 2009), mientras que en las administraciones españolas fue de 230 euros (en comparación con los 193 de un año antes, el 19% más).

En el informe también se resaltan los presupuestos de formación que se externalizan.

Así, en las administraciones públicas la partida para este fin fue de 122 millones de euros (el 43% del total, porcentaje similar al año 2009), en las grandes empresas de 522 millones (el 59% del total, 5 puntos más que en 2009) y en los agentes económicos y sociales de unos 494 millones (el 63% del total, cifra que tiende a disminuir por la utilización de recursos propios).

Menor tiempo de formación

También se aprecia en el estudio una reducción del número medio de horas de formación anual por empleado.

La administración optó por una formación más cara que redujo el número de perceptores y de horas impartidasEn las grandes empresas la bajada fue del 9%, hasta las 31 horas y en las administraciones del 11% (hasta las 36), mientras que las impartidas por los agentes sociales crecieron ligeramente hasta las 73 horas (71 en el ámbito estatal y 75 en el autonómico).

Para la formación el método más empleado en conjunto fue el online, frente a la modalidad presencial, que no obstante sigue siendo muy importante en las administraciones públicas.

Según el análisis, las administraciones públicas optaron en 2010 por una formación más cualificada, y por tanto de mayor coste/hora, lo que redujo el número de perceptores y el número de horas impartidas.