Pájaro sin vuelo
La novela recupera el tono irónico y humorístico del escritor leonés. Alfaguara

La leyenda es para Luis Mateo Díez "el relato de lo inolvidable", y algo de legendaria tiene la nueva novela de este escritor, Pájaro sin vuelo, protagonizada por "un héroe del fracaso", un hombre desamparado y extraviado pero "capaz de asumir su destino con conciencia e intensidad".

Ese tipo de personajes que tan magistralmente dibuja este escritor y académico de la Lengua en sus novelas "es dueño de un mundo interior profundo y representa bien al género humano. Yo diría que son seres que expresan mejor que los triunfadores nuestra condición", afirma Mateo Díez en una entrevista con motivo de la publicación por Alfaguara de este nuevo libro.

Vuelve a situar su nueva novela en el territorio imaginario de CelamaMateo Díez (Villablino, León, 1942) no ha querido hacer "un análisis derrotista o degradador" de Ismael Cieza, el protagonista de la novela, sino que se acerca a él de una forma "cariñosa" porque es un ser "extremadamente cálido en sus pequeñas frustraciones, en sus desgracias, en sus infidelidades, en cómo intenta asumir la paternidad, en su extravío".

"Ello son seres complejos en un mundo lleno de complicaciones", "un perdedor que sufre el desgaste de la existencia", asegura este escritor que, como siempre hace, sitúa la nueva novela en Celama, ese territorio imaginario "lleno de ciudades de sombra" que él creó al principio de su trayectoria literaria y del que no tiene intención de salir.

Un día cualquiera para Ismael

"La vida es un asunto a resolver", dice uno de los personajes de Pájaro sin vuelo, pero los hombres como Ismael Cieza tienen "muy mermada la capacidad de resolución. Están entregados a quienes les acompañan y les quieren y se ven desbordados por cualquier cosa".

La novela cuenta un día crucial en la vida de Ismael, en el que se le juntan graves problemas reales y familiares que debe resolver.

La sorpresa para el lector está garantizada"De pronto la realidad le explota en las manos y tiene que tomar resoluciones que le traspasan más de lo debido", señala este escritor, que enfrenta a su protagonista "a un dilema terrible". La sorpresa para el lector está garantizada.

Después de varios libros "un poco sombríos", Luis Mateo Díez explota de nuevo la vertiente del humor y de la ironía, y buena parte de ese humor corre a cargo del estreñimiento crónico que padece el pobre de Ismael, una dolencia, por cierto, "heredada" de su padre.

El escritor quería hablar en esta novela de "cómo el cuerpo predetermina mucho al espíritu", y a Ismael Cieza, "dueño de un aparato digestivo problemático", ese asunto le "marca la vida".

En la taza del váter se fraguó buena parte de su espíritu melancólico"En el destino de Ismael el estreñimiento es una parte sustancial de su plenitud vital". "Es imposible un alma liberada sin un cuerpo que funcione bien", afirma con humor este novelista que ha trazado toda una filosofía de esa dolencia en su libro.

"En la taza del váter se fraguó buena parte de su espíritu melancólico", dice el narrador de la novela al referirse a ese "mal del cuerpo" que padecía Ismael.

A Mateo Díez no le gusta "dar doctrina", pero sí reivindica "cada vez más" el papel de los personajes en la narrativa. "Mis novelas son sobre todo personajes y trama y creo que, modestamente, soy un creador de personajes".

*Consiga Pájaro sin vuelo en PopularLibros.